Domingo, 05 Noviembre 2017 06:47

En Europa las cosas mejoran, pero sigue la incertidumbre

Los empresarios colombianos aseguran que en el “Viejo Continente” hay oportunidades para poner productos tal y como pasa con China y el oriente en general.

Por 

La crisis de Zona Euro de 2007 que afectó de manera preocupante a Grecia, Irlanda y Portugal por los elevados niveles de deuda externa pública y privada causada por una burbuja inmobiliaria alertó al mundo con lo que podría pasar con la Europa unificada en la Eurozona y los pronósticos no fueron lejanos a la realidad porque ante las alarmas encendidas por las calificadoras y los síntomas de depresión, vino una caída en la economía regional que estuvo por debajo cero en su crecimiento, impactando la economía mundial.

Hoy pese a que Europa crece a tasas de cero y a que sigue en vilo por todo lo que implica el Brexit, y la ahora situación de Cataluña que busca su independencia de España, surgen nuevos elementos que hacen mirar con reserva ese Viejo Mundo que después de conflictos, divisiones y contracciones, muestra un potencial de recuperación, pero así mismo unos interrogantes que ponen a pensar a más de uno.

Europa, el sueño de muchos, empieza a reaccionar de manera tibia, pero hay que decir que en materia de empleo el asunto no reacciona porque las tasas de desocupación siguen preocupantemente altas lo que a las claras muestra que quienes buscan algún tipo de oportunidad en ese continente no la tendrán fácil toda vez que el poco trabajo que hay, verbigracia España, será ofrecido para los nacionales o nacidos en tierra europea, y una tremenda osadía para los advenedizos que quieren mejorar sus ingresos o su nivel de vida con una opción laboral, distinta a las que ofrece América Latina.

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz Molina, habló con Diariolaeconomía.com, y sostuvo que de Europa se espera que después de la caída que tuvo esa economía, lo más consecuente es que venga un proceso de recuperación, aclarando que dicho bloque no está exento de problemas toda vez que el tema del Brexit le mete aún más ruido al asunto lo que hace que haya aún mucha más incertidumbre respecto de cómo este proceso se va a dar y cómo al final del día quedará el Reino Unido, hoy por fuera de la liga.

“Ellos lo que han manifestado es que las cosas van a seguir igual mientras se toman un tiempo para negociar nuevos acuerdos de libre comercio, particularmente han manifestado su interés de negociar un acuerdo con Colombia y con Perú que reemplace el acuerdo que hoy está vigente con la Unión Europea y que al salir ellos pierde la aplicación frente al reino Unido”, comentó el señor Díaz Molina.

Agregó que la expectativa igualmente pasa por el devenir de la parte financiera porque Inglaterra y Londres siempre se han caracterizado por ser el centro financiero de Europa. Expuso que con el Brexit todo ese tema se verá muy alterado lo cual le mete mayor incertidumbre al futuro de Europa.

Según Díaz Molina, lo que se puede percibir es que los analistas están vislumbrando el comienzo de una etapa de crecimiento y de recuperación en Europa el próximo año lo cual dejará atrás la situación de caídas y de debilidad que ha tenido Europa en los últimos meses.

La posible o eventual salida de algunos países de la Eurozona o de la Unión Europea, dijo, es algo que no se puede predecir porque de momento está la experiencia del Brexit con la cual quienes lo impulsaron no calcularon las consecuencias que eso iba a tener sobre el Reino Unido.

Indicó que ahora el capítulo Cataluña muestra que esos procesos de separación no son gratuitos porque lo que le ha ocurrido a Cataluña con la pérdida de empresas demuestra que ese impacto no lo tenían los catalanes en sus cuentas, luego los países que están pensando en ese sentido, con toda seguridad que tienen que repensar el tema porque una pasión histórica, política y de arraigo puede conducir a la ruina y a escenarios lamentables.

En opinión del presidente de Analdex, un retiro o una separación deja muchos más costos que los estimados en principio.

El asunto catalán es tan complejo que inclusive podría pensarse en la quiebra de una multinacional tan importante como el Barcelona Fútbol Club porque al separarse de España no tendría acceso a la enorme liga española haciendo que un país incipiente no fuera el mejor escenario para una tradición y una inversión de tantos millones de euros.

“Ese tipo de cosas no se habían previsto y el retiro de tantas empresas que estaban asentadas en Barcelona y que ahora trasladaron sus sedes, ahora va a implicar un golpe muy fuerte para la economía de Cataluña porque son empresas que se van a tributar a otros lados, entonces creo que cuando uno ve ya en la práctica de que eso significa, repito, eso lleva repensar esos procesos”, afirmó Díaz.

Díaz dijo que independiente de lo que pasa en el mundo y en los mercados como es el caso de Estados Unidos que adoptó una política proteccionista como se está viendo en Europa, hace pensar que el camino apunta a la integración de las economías regionales que es la importancia para Colombia por ejemplo de continuar con el proceso que se está dando con la Alianza del Pacífico en donde hay cuatro países articulados mostrándole a la región cuál es el camino a seguir. El dirigente anotó que para América Latina no sería conveniente un proteccionismo o un cierre de mercados porque precisamente se necesitan más destinos para poner las exportaciones del producto nacional.

De igual forma, aseveró, es determinante atraer la inversión hacia otros países de la región y eso, anotó, solo se logra con los procesos de integración.

China, una integración demorada, pero segura

La integración con China a través de un TLC, expresó Díaz, tarde que temprano será un encuentro frontal con un país que es el más activo en la región asiática. En ese orden de ideas, Colombia más tempano que tarde tendrá que mirar como adelantará las integraciones a través de acuerdos comerciales con el “Gigante Asiático” porque en esta coyuntura no sería posible encontrar eco para adelantar un proceso de negociación lo que no quiere decir que hacia al futuro esa puerta esté cerrada.

“Ese punto está en la agenda y lo que uno tiene que ver es cuando es el momento oportuno para desarrollar ese proceso de negociación con la economía más activa de Asia y dinámica en materia de comercio que va a demandar gran cantidad de alimentos en donde los países latinoamericanos son los llamados a abastecer esa demanda que empieza a tener una dinámica muy positiva en estos países asiáticos, particularmente en China porque esta nación va a urbanizar a 2025 unos mil millones de personas que estaban en los campos y que ahora están en las ciudades. Esos chinos que producían alimentos en las zonas rurales ahora producen bienes manufacturados y necesitan alimentos con una demanda que crece a unas tasas considerablemente altas”, precisó Díaz Molina.

El dirigente gremial aseveró que con este contexto se abren unas posibilidades y dijo que por ejemplo hay opciones en un producto que es muy promisorio como lo es el aguacate pues no en vano hace dos semanas vino a Colombia una misión del gobierno chino para mirar los temas fitosanitarios y definir de qué manera puede autorizarse el ingreso de aguacate colombiano al mercado de la China.

Sobre el aguacate, Díaz apuntó que es admirable como crece la demanda en el mercado por ese producto porque en 2010 China importó 154 toneladas de aguacate y en 2016 dicha importación pasó a 25.000 toneladas lo que hace ver que los crecimientos del mercado en China son extraordinarios, variable que invita a pensar que es muy importante tener una oferta exportable de cara a esos mercados que están demandando alimentos y que pueden desencadenar en Colombia un proceso de producción de bienes primarios, que paulatinamente pueden ser objeto de valor agregado porque si bien son productos agrícolas después son productos agroindustriales que empiezan a ser transformados y que finalmente es lo que se busca con ese tipo de mercados.

Dólar cerraría por encima de $3.000

Sobre el escenario económico, el presidente de Analdex conceptuó que cuando todos esperaban en Colombia una tasa de cambio un poco por debajo de los 3.000 pesos al cierre de 2017, el cálculo tuvo un sobresalto porque la tendencia del dólar muestra que la divisa puede acabar el año con un nivel por encima de los 3.000 pesos.

“Yo no lo veo tampoco más allá, pero sí vamos a estar por encima de los 3.000 pesos lo cual le da competitividad al aparato productivo nacional, no solamente al aparato exportador sino a todo el aparato que compite con importados”. Señaló.

Sobre las exportaciones, Analdex calculó que el país estará este año por el orden de los 35.000 millones de dólares, cifra para nada desestimable si se tiene en cuenta que en 2016 la cifra llegó a 31.000 millones de dólares, aspecto que hace pensar que el 2018 puede ser mucho más positivo en ese proceso de recuperación de las exportaciones, particularmente de las diferentes a las minero-energéticas.

Cabe precisar que al sector exportador le fue mejor que a la demanda interna lo cual deja ver que hay un proceso de recuperación de la economía internacional que como en el caso de Estados Unidos, muestra un mejor comportamiento lo cual le abre las puertas a la recuperación de la demanda.

Añadió que los países vecinos a los cuales Colombia envía sus manufacturas tuvieron este año un mejor desempeño que el año pasado, aspecto que se está reflejando en las cifras de exportación.

El mercado interno, expresó, sigue muy golpeado, muy caído y con altos índices de enfriamiento lo que está afectando el crecimiento porque justamente esas expectativas de tasa de crecimiento del PIB que tuvo el país a finales del año pasado, y que estuvo alrededor de 2,5, hoy cayó a niveles de 1,6 por ciento, lo que deja ver el desplome del mercado nacional.

Café, una grata noticia

Uno de los productos estrella de Colombia es el café y este ha mostrado unos importantísimos signos de recuperación, noticia que llega en buena hora porque hay que recordar que fue el grano suave, el que le dio desarrollo e identidad a Colombia.

A criterio de Analdex, la cara le cambió radicalmente a la caficultura porque se nota un proceso de recuperación el cual se ratifica en una producción que paso de los ocho millones de sacos a una que superó con creces los 14 millones de sacos.

El gremio prevé que de hacerse bien la tarea en renovación, es decir renovando entre 90.000 y 100.000 hectáreas por año, el país puede llegar fácilmente a 18 millones de sacos a 2024, signos muy positivos por todo lo que implica el café en ingresos para un sector bastante diverso del cual dependen más de 550.000 familias en todo el país que reciben los beneficios de una caficultura mucho más fuerte y mucho más vigorosa.

“El café sigue siendo muy importante para la economía colombiana así represente el siete por ciento de las exportaciones del país, pero es un sector que sigue teniendo una importancia relativa y muy grande en la economía colombiana”, enfatizó Díaz Molina.

Sobre la nueva tendencia de la actividad cafetera que le apuesta a un café especial y con alto valor agregado, Díaz afirmó que en la medida que crece la demanda de café en el mundo, hay muchísima oportunidad para esos cafés especiales o de origen que tienen una oferta importante, lo cual le abre espacio a una nueva caficultura que desarrolla unos cafés diferenciados que reciben un plus o una prima extraordinaria frente a lo que es el precio del café verde tradicional. Consideró que el café especial es un nicho que ya muchos productores y exportadores están empezando a aprovechar.