Sábado, 02 Junio 2018 00:08

Comercio exterior con Estados Unidos camina por la cornisa: ¿Cuál TLC?

Por

Los importadores aseguran que el tratado de libre comercio es un lánguido saludo a la bandera y anotan que los americanos les están dejando el comercio a Europa y a los asiáticos. Consideran errada la política proteccionista de Trump.

En su sexto aniversario, el TLC que firmó Colombia con Estados Unidos no muestra las ponderadas bondades ya que la dinámica de la que se habló no se ve y los empresarios siguen experimentando dificultades para llegar al gran mercado del norte. Para rematar se habla de fraudes con maíz, medidas arancelarias desde la Casa Blanca y toda una parsimonia que nada tiene que ver con el lenguaje casi histriónico con el que se defendió lo que muchos llaman la entrega de Colombia y sus sectores productivos, básicamente los primarios.

El presidente de la Asociación del Sector Automotriz y sus Partes, Asopartes, Tulio Zuluaga Revollo, le dijo a Diariolaeconomia.com que si bien la firma está en pié y algunas cosas se han hecho, lo cierto es que el impacto no supera el 20 por ciento en comercio y en una mayor opción de crecimiento para Colombia. A criterio del vocero, el país debería estar mucho más adelante, pero hay demasiadas talanqueras como el ajuste de aranceles al hierro y al acero.

En lugar de progresar, el gobierno de Estados Unidos está haciendo todo lo contrario a la filosofía de un acuerdo bilateral de comercio porque se dedicó a poner trabas, a incumplir y a ponerle palos en la rueda al famoso TLC. Lo grave de los mayores impuestos de importación en Estados Unidos para el acero, es que la medida se puede extender a otros productos poniendo en peligro un acuerdo que va camino a ser letra muerta.

Por lo que acontece en Estados Unidos con el acuerdo de libre comercio con México y Canadá, más conocido como NAFTA, no es muy halagüeño lo que se le viene a Colombia porque hoy con el proteccionismo, los TLC prácticamente están mandados a recoger en tierra norteamericana en donde hoy se exacerba aún más la consigna, “América para los Americanos”.

En su análisis, el señor Zuluaga comentó que con esa posición Estados Unidos está jugando con candela porque está haciendo que se fortalezcan otros mercados así carezcan de calidad.

“Estamos hablando de países asiáticos, africanos y otros a los que se les está abriendo la puerta por la actitud americana con la gravedad que cuando Estados Unidos quiera reaccionar, ya será demasiado tarde porque habrá perdido mucho mercado. El tema no es para desestimar porque hasta hace unos años la gran fuente de importación era Estados Unidos de donde llegaba casi el 80 por ciento de las mercancías y hoy esa cantidad bajó a un 35 por ciento, es decir que han perdido bastante y como van las tendencias, los americanos van a perder mucho más”, declaró el presidente de Asopartes.

Expuso que esa guerra fría del comercio le va a pasar una cuenta de cobro demasiado elevada a los Estados Unidos que siguen pensando que lo más conveniente es incumplir acuerdos y hacer lo que literalmente se les da la gana porque tristemente cuando otro incumple se la aplican toda, pero cuando es la gran potencia, el asunto pasa por debajo de la cerca.

Zuluaga dijo que hay países como Indonesia que produce 3.5 millones de vehículos anuales así como autopartes, lo propio pasa en Turquía que fabrica no solo a escala sino con excelente calidad, igual Taiwán, China, que mejoró su calidad sin ahondar en casos de éxito como Corea y Japón.

“Estados Unidos no sabe a lo que se enfrenta y está exponiéndose a perder su ideal que se basaba en tener una economía muy fuerte, pero vemos que se ha venido debilitando más si se tiene en cuenta que buena parte de esa economía y sus bonos de deuda están en manos de China. A este paso lo que dicen algunos analistas, el mundo está muy cerca de reemplazar el referente cambiario pues del dólar estamos cerca a pasar al yuan, eso es indudable y la situación se le puede complicar tremendamente a los amigos del norte si no recapacitan”, apuntó el dirigente gremial.

En términos de automóviles el Presidente Donald Trump, está con la marcha atrás porque quiere cerrar una economía que se había caracterizado por su pluralidad y capacidad para competir y honrar sus compromisos.

El sector de carros ya arrancó

Para el presidente de Asopartes, el carro importado sigue ganando terreno frente a los coches nacionales lo que lo tiene en un verdadero auge lo cual se explica por aspectos tales como que Mazda ya no está en Colombia y figura como carro importado, factor que le suma a las importaciones y le resta participación a la industria doméstica.

El dirigente gremial estimó que las ventas de carro importado van bien y dentro de los cálculos lo que permite pensar que habrá un crecimiento de entre siete y ocho por ciento al cierre de 2018 frente a las ventas registradas a diciembre del año anterior.

En los que tiene que ver con autopartes, los meses de abril y mayo mostraron una mejoría en la demanda y por consiguiente en la economía, escenario que puede ayudar a superar las cifras en rojo de 2017 que hizo que todo fuera muy difícil. Para Zuluaga, tal y como van las cosas, las ventas de repuestos podrían alcanzar los 4.000 millones de dólares, superando los 3.930 millones de dólares del año pasado.

Un punto que no puede obviarse, aseveró el presidente de Asopartes, es que el carro chino, llámese automóvil, camioneta, utilitario y carga pesada sigue dando muy buenos resultados porque las marcas han desarrollado una tecnología adaptada a la topografía colombiana y han combinado soluciones e innovaciones para agradar y llevar confort, calidad y alto rendimiento.

“Los chinos han avanzado muchísimo en el tema de ajustar, la calidad del producto porque inicialmente tuvieron sus problemas, pero lo cierto es que han venido mejorando y por ello siguen entrando taxis para ayudar con la movilidad y desde luego automóviles y camionetas lo que muestra que están haciendo un trabajo juicioso, no solo en precios sino en calidad y confiabilidad para el usuario colombiano”, agregó Zuluaga.

Recalcó que de seguir la industria automotriz de China ofreciendo precio y calidad como una mixtura favorable para los usuarios, el productor seguirá ingresando con mayor fuerza al mercado nacional por su elevada competitividad y valores agregados. Por todos esas cualidades, expresó, no hay duda que al carro chino le irá muy bien en este 2018.

Una coyuntura que ayuda a la venta de carros chinos es que hay un entorno de bajas tasas de interés y un dólar que bajó de los 3.000 pesos haciendo que los interesados en estrenar carro no vean en estos indicadores unas barreras considerables y casi que un impedimento.

Tal y como están las cosas hay un inmejorable momento para los carros importados porque todo apunta que les llegó la buena hora a los automotores fabricados en el exterior lo que invita a estrenar buenos vehículos y unas marcas innovadoras que cada vez gustan más por la comodidad y el rendimiento que brindan.

Según Zuluaga el mercado ha tenido tantos altibajos que inclusive la compra y venta de coches usados mantiene una dinámica bastante llamativa porque en 2017 se movieron 1.5 millones de transacciones por vehículos usados y la tendencia dice que este año esa cifra en usados se mantendrá.

Con la elección del Presidente de la República, independiente de quién sea, vendrá a criterio de Asopartes una mayor dinámica en la economía porque muchos inversionistas finalmente adelantarán sus compras e inyecciones de capital y muchos hogares definirán sus adquisiciones porque está quedando a un lado la incertidumbre y todo ese manto de duda.

Pese al año electoral y a unas dudas que invadieron al consumidor, el segundo trimestre de 2018 muestra un mejor comportamiento de la economía. La confianza del consumidor que estuvo trastocada cerrando el 2017 y en el primer trimestre de esta vigencia, empieza a reaccionar y por ello en abril y mayo, los datos de crecimiento fueron relativamente alentadores.

Cabe precisar que al cierre de mayo fueron matriculados 20.522 vehículos nuevos, lo que se traduce en un crecimiento del 3.1 por ciento frente a igual periodo del año pasado.

El robo de carros no para

En opinión del presidente de Asopartes que se apoya en los datos de las autoridades, el robo de carros sigue siendo un dolor de cabeza y confirmó que lamentablemente muchas personas afectadas por el robo de sus carros no están haciendo las respectivas denuncias antes los entes competentes lo cual dificulta el seguimiento a este ilícito. Dijo que persiste el lío con los auto-robos así como el secuestro y la extorsión con los vehículos. Así las cosas, el crecimiento contra este tipo de patrimonio ha crecido en cinco por ciento aproximadamente.

Otro problema que reporta el sector de autopartes es el contrabando técnico y el comercio ilegal de partes usadas lo cual hace que el gremio tenga grandes enemigos, pero que hace que la lucha sea permanente y aún con deudas grandes en los resultados.

“El año pasado en solo contrabando de autopartes la factura fue 2.850 millones de dólares lo cual es una cifra astronómica para nuestro sector, generando un daño tremendo a la economía nacional porque aquí no se trata de mirar solamente nuestro patio sino el de los demás en donde la internación de mercancías ilícitas redundan en pérdidas inconmensurables”, dijo Zuluaga.

Otro problema de gran calado al que nadie se le mete totalmente de frente es el comercio de automóviles hurtados en Estados Unidos que llegan a los puertos de América Latina. Los carros que entran desguazados a Colombia y que el año pasado sumaron 17.000 unidades se suman a otros automóviles robados en Venezuela.

Hace tres años los carros robados y vendidos en Colombia ascendían a 15.000, pero el problema crece y por ello la situación es muy complicada en ese sentido.

Hay que decir que los carros robados en Estados Unidos ingresan por Venezuela, país que no cumple con el convenio automotor por lo que está prohibida la importación de vehículos y partes usadas.

Visto 725 veces