Domingo, 22 Julio 2018 10:03

Política de Trump concede poder económico a China y político a Rusia: Analdex

Por

La guerra comercial no permite vaticinios amables y le abre paso a una posible recesión de la economía.

Los exportadores colombianos y los expertos en comercio exterior afirmaron que los análisis de varios expertos señalan que si bien la economía de los Estados Unidos ha empezado a mostrar unas señales de recuperación, de positivismo y de buen desempeño, también está mostrando que lo que se está incubando es una posible recesión de la economía lo cual sería gravísimo, más para un país como Colombia que es muy pequeño en el contexto internacional el cual depende que el comercio mundial crezca porque en la medida que el comercio muestre dinámica, el país vende más, pero si este cae no hay capacidad para salir a mover el mercado, luego si se contrae el mercado las ventas igual se adelgazan con las respectivas consecuencias.

El Presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz Molina, habló con Diariolaeconomia.com, y dijo que los jalonadores del actuales del comercio mundial son China y Estados Unidos, luego si hay una guerra comercial entre los dos gigantes el crecimiento del comercio y la recuperación de la economía internacional se puede ir al traste lo cual le pega a Colombia.

“El asunto me preocupa y mucho porque percibo que la política gubernamental de la administración Trump, con su proteccionismo está muy enfocado en el corto plazo. Una guerra comercial le puede dar frutos inmediatos a Estados Unidos, pero en el largo plazo pierde la economía de ese país, creo que es un error entrar en esa dinámica y uno de los mayores sacrificados en esto puede ser el mismo Estados Unidos”, comentó el prestante dirigente gremial.

Agregó que el temor aumenta toda vez que ya es visible que en la medida en que estados unidos se encierra, le cede terreno en el plano comercial, económico y tecnológico a China, y con lo visto recientemente en Helsinki Finlandia, en donde tuvo lugar una cumbre entre las dos naciones, también el mandatario estaría cediendo terreno en el plano político a Rusia con lo cual la hegemonía de los Estados Unidos se puede perder lo cual no es bueno para Colombia por estar en la zona de influencia del país del norte.

Ese aspecto golpearía a Colombia y le daría durísimo, aseveró el Presidente de Analdex, y sostuvo que por esa razón el país debe diversificar mucho más su presencia en otros mercados, particularmente en Asia en donde no hay una presencia relevante y por ello estimó más que conveniente potenciar y seguir pegados a la Alianza del Pacífico para tener una mayor presencia allí.

Desde su perspectiva, el tema del Foro de Cooperación Asia Pacífico, APEC, que tiene cerrada la puerta para Colombia, invita a persistir y a seguir en esa fila así como debe pasar con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, TPP, sin los Estados Unidos porque allí están los asiáticos y Colombia, dijo, tiene la oportunidad de entrar a ese acuerdo.

“Tenemos que movernos mucho más con Europa igualmente, aclarando que nuestro relacionamiento tradicionalmente y en el corto y mediano plazo va a seguir siendo con los Estados Unidos, pero creo que tenemos que empezar a poner los pies en otras zonas por el tema de riesgo porque uno no puede poner todos los huevos en una sola canasta y creo que la política que está implementando Estados Unidos, así se vea exitosa en el corto plazo, en el largo plazo puede ser muy desastrosa y nos puede arrastrar a nosotros, tenemos que mirar eso estratégicamente para dar comienzo a una diversificación saludable”, expuso el señor Díaz Molina.

Siguiendo con el tema, Analdex, considera que la nueva administración que inicia el próximo siete de agosto lo ha planteado y se ve que quiere tener una diversificación en la oferta exportable y en los mercados, pero según el gremio eso no concuerda con la posición del Presidente electo en el sentido que no quiere más tratados de libre comercio porque esa es una puerta que no debe cerrarse y tirar la llave. Recalcó que Colombia debe seguir abierta y mirar otros acuerdos con Asia, África y Europa en el plano comercial. El TPP, insistió el país debe mirarlo, aclarando que la prioridad es aprovechar los acuerdos que hoy se tienen, pero indicó que en la estrategia geopolítica hay que seguir dispuestos a mirar acuerdos con otros países que posiblemente hoy no son relevantes para la economía colombiana, pero que cuando se ve que el hegemónico está perdiéndose, es justo cuando se debe tener ojo para estar al lado de los nuevos actores en la economía internacional.

Los daños colaterales que le pueden venir a Colombia con el proteccionismo a ultranza del Presidente Donald Trump, pueden venir por el lado del TLC firmado con Estados Unidos, y es allí en donde Díaz considera, hay que buscar que se respeten las reglas de juego para aprovechar ese acuerdo y ganar terreno en el mercado americano porque los espacios que deja China, Colombia los puede ocupar.

El asunto es tan serio que ya a algunos confeccionistas colombianos los han llamado de Estados Unidos para producir con condiciones en el país del norte porque los empresarios que producían en China ahora quieren reabrir sus factorías y aprovechar la cercanía geográfica. Esa incertidumbre que reina en los mercados con las relaciones de Estados Unidos y China a futuro abre oportunidades en el corto plazo, pero lo cierto es que hay que mirar mucho más allá porque Colombia podría colapsar en el largo plazo si Estados Unidos tiene una caída de su mercado y pierde la importancia que le asiste porque como quiera que sea Colombia sigue muy ligada a ese país que es ni más ni menos que el principal socio comercial y el principal proveedor en materia de importaciones.

“Lo hemos visto, cuando Estado Unidos cae, nosotros caemos y el otro riesgo es que lo que China no vende en Estados Unidos puede llegar a Colombia a muy bajo precio afectando la industria local lo cual sería aún más grave”, expresó Díaz Molina.

Ante la coyuntura de guerra comercial un aspecto si es innegable y es que China está totalmente preparada para aguantar porque el manejo del tiempo es diferente en la cultura asiática que en la occidental lo cual se vió con Mao Tse-tung que mostró manejos y administraciones de tiempo totalmente diferentes porque en occidente prima el inmediatismo en tanto que China mira los temas con un horizonte mucho más amplio.

El tema de Rusia es aún más apremiante por todo el escenario político reciente, pero además por la imagen superlativa que dejó el país de los zares con el excelente mundial de fútbol con el cual le dijo al mundo que Rusia es una cultura preponderante y para tener en cuenta.

“En la reunión de Helsinki lo que quedó claro fue que Trump cedió políticamente ante los rusos y por eso uno ve una Rusia envalentonada en el terreno político, queriendo tener una mayor hegemonía lo que es un elemento que debe observarse con lupa porque en el vecindario tenemos unos aliados de Rusia que de una u otra manera no se pueden ignorar”, apuntó el dirigente.

En la charla queda claro que otra realidad es que el ritmo en el cambio geopolítico lo está poniendo Estados Unidos de manera equivocada lo que señala que la gran potencia del Tío Sam cayó en el juego de manera errada. Analdex precisó que los tiempos son complejos y dijo que lo que menos se desea es que a Estados Unidos le vaya mal, pero manifestó que las políticas que están implementando en esa nación son desatinadas y totalmente desafortunadas.

Respecto al TLC con Nueva Zelanda, Díaz expresó que Colombia debe firmar con los países adherentes, pero brindando el adecuado tratamiento a los sectores sensibles porque una cosa no excluye la otra por cuanto el hecho que se tenga una sensibilidad, no debe cerrar la puerta para poder firmar y por eso aclaró que hay que mirar plazos que deben otorgarse a los sectores más vulnerables.

Finalmente, Díaz Molina no descartó que el caso México haga metástasis por el hemisferio sur, afectando los acuerdos comerciales con los países de América Latina, sin embargo conjeturó que hoy Colombia no está dentro de las prioridades, en la medida que Estados Unidos tiene una balanza comercial superavitaria con el país cafetero. El problema de los americanos es con los países con los que tiene una balanza negativa.

“El tema no es tener una balanza negativa sino la manera en cómo se financia ese déficit, si es con inversión o con deuda, y si es con inversión no debería existir ningún problema”, dijo.

En materia de economía, concluyó Díaz, Chile es el mejor paradigma porque definió un modelo y lo ha sabido mantener y desarrollado, no en vano Chile sigue siendo un buen referente en la región por el manejo de su política económica en donde diversificó mercados y evitó la concentración de mercados en unos pocos socios como lo hizo Colombia pues hoy el país austral le vende más a Japón que a Estados Unidos.

Ese ejemplo al igual que Perú dan cuenta que Colombia debe con urgencia desarrollar nuevas líneas así como nuevos sectores de productos y servicios para aumentar mercados, dejando de presente que para ello es perentorio contar con una política productiva como debería ser en el caso de la pesca y otros frentes o actividades económicas.

Visto 982 veces