La situación se ha vuelto insostenible por los incumplimientos y la desobediencia, factores que pueden tumbar un mecanismo que solo le sirve a Estados Unidos. Al paso en que van la cosas muchas hectáreas de arroz pasarían a Maíz.

El mundo está cambiando y Colombia no puede quedarse anquilosada en un modelo económico que le da riqueza a unos pocos, ahora el mundo pide alimentos y las manos del campo están llamadas a progresar.