Domingo, 24 Enero 2016 08:03

Posconflicto demanda bancarización e inclusión financiera: Banco de Bogotá

Por

Para la entidad crediticia la paz es una oportunidad de crecimiento y expansión.

Varios sectores entraron en la tónica de la paz y por ello el tema del posconflicto toma cada día mayor fuerza. Muchos hacen conjeturas sobre un escenario de tranquilidad y el aporte que cada quien desde su tribuna pueda hacerle a la Colombia tranquila y propositiva que todos anhelan. La banca no podía estar ajena a este asunto porque está llamada a ser protagonista en un país que se empieza a ver como la gran esperanza del hemisferio por el potencial que trae implícito desde el punto de vista económico, ecológico y de gran capital humano.

En charla con Diariolaeconomia.com, el Vicepresidente Comercial del Banco de Bogotá, Fernando Pineda Otálora, aseguró que sin temor a equivocarse, una necesidad que han experimentado países como Colombia y otros con similar grado de desarrollo tiene que ver con la bancarización.

Precisó que de cara a una situación como la que se viene con el posconflicto, necesariamente todos los planes y programas gubernamentales y del sector privado que tienen que ver con bancarización e inclusión financiera, necesariamente tendrán que acelerarse para estar mucho más alineados con la situación que va a generar este nuevo escenario con la ojalá pronta firma de los acuerdos de paz.

Sobre los argumentos que apuntan a que con un entorno de paz habrá mayor espacio para el desarrollo, la construcción de nuevas ciudades y oportunidades reales para todos, el Vicepresidente Comercial del Banco de Bogotá, consideró que todos en Colombia deben creer en eso porque erigir una nueva nación necesitará de capital, de proyectos, de mentes creativas, de mano de obra calificada y no calificada así como de todo el optimismo el cual debe venir acompañado necesariamente con todo el sentido de pertenencia posible.

Al expresar todo su deseo por la proyección de un nuevo país reconstruido y pensado sobre pilares de paz, Pineda apuntó que no cabe duda que algunas zonas alejadas permanecieron aisladas por asuntos de violencia. Expuso que ese distanciamiento se dio geográficamente, físicamente y desde el punto de vista social y económico por la ausencia de los servicios bancarios, entre otros tantos servicios.

Manifestó su convicción por lo que puede venir con esa sinergia nacional desde todo punto de vista porque en su concepto son regiones llamadas a explotar su potencial y llamadas de igual forma a integrarse a la economía del país y a dar un aporte importante en términos económicos.

“La verdad es que todos esperamos que esos pronósticos se cumplan en su totalidad porque sería lo mejor que le podría pasar a Colombia”, manifestó el señor Pineda Otálora.

El construir la nueva Colombia, dijo, es una oportunidad obligatoria, pero también una necesidad para lo cual el Banco de Bogotá y otros sectores se vienen preparando y que sin duda serán focos de atención en los años venideros.

Al analizar el proceso de bancarización e inclusión en regiones alejadas, pineda indicó que es necesario pensar en varios frentes porque en principio hay que tener en cuenta el acceso a los servicios financieros y dijo que desde ese punto de vista, sin lugar a dudas, temas como el desarrollo de los corresponsales bancarios serán claves para poder, por razones de costo, estar en esas zonas alejadas.

Agregó que hay otros temas paralelos e igualmente importantes como la educación financiera porque no bastaría con llevar la solución técnica y todo un sistema para tranzar y hacer manejos monetarios a sitios en donde hay personas que no tienen los conocimientos sobre el manejo bancario lo cual podría conllevar a sobreendeudamiento o simplemente a sentir que la banca no es lo suficientemente útil o la herramienta que requieren como apoyo para el buen desempeño de su actividad económica. “Esto nos hace concluir que son varios los frentes en los que hay que trabajar”.

Teniendo en cuenta que hay regiones en donde se adolece de banca e inclusión financiera, el Banco de Bogotá dijo que no ahorrará esfuerzos para llevar soluciones y poder así estar a la altura de la nueva oportunidad, del gran reto y de la obligación que tienen desde el punto de vista corporativo y de responsabilidad social. La entidad crediticia informó que pensando en el nuevo país que hay por construir ya se está preparando para ser el gran aliado en esa inaplazable y requerida articulación de nación y territorio.

El 2016, un año complejo en términos económicos

Pasando a un tema coyuntural y que tiene que ver con la situación de la economía nacional e internacional, Pineda dijo que la situación no será para nada fácil en este año que recién empieza.

“No cabe duda, la situación ha sido compleja porque está de por medio una crisis internacional, la caída de los precios del petróleo, la devaluación y las consecuencias que esto ha tenido en los indicadores de inflación que precipitó de paso un aumento en las tasas de interés internas”, sostuvo.

Declaró que esa mixtura puede afectar las tasas de crecimiento del crédito y anotó que algunos prevén algún tipo de deterioro en la cartera de consumo. Dijo que la tranquilidad la brinda la fortaleza que tiene la banca colombiana la cual se acompaña con unas medidas apropiadas que pueden ser determinantes a la hora de sortear una situación que se ve compleja, pero no trágica porque se trata de un año de transición que demanda esfuerzos y apretones de cinturón.

Pineda consideró que no se pueden pasar por alto aspectos positivos que invitan a mirar con optimismo el devenir.

Reconoció que algunos cálculos que hacen prever que el ejercicio de la banca puede estar cinco puntos o más por debajo del comportamiento de 2015 mostrando una pérdida de dinamismo por el menor uso de crédito de consumo el cual se ve afectado con mayores tipos de interés.

“No hay duda, esperar tasas de crecimiento como las que veníamos teniendo es poco razonable, pero también creo que las cosas hay que verlas en su contexto, tampoco podemos hablar de tasas por debajo del tres por ciento porque eso sería una tragedia sobre todo en un contexto como el de América Latina en donde seguramente la tasa compuesta no va a pasar del cero por ciento. Lo cierto es que hay problemas, hay una desaceleración, pero tampoco creo que estemos frente a una crisis gravísima que no tenga solución”, aseveró el Vicepresidente Comercial del Banco de Bogotá.

En su opinión, Colombia está haciendo desde el punto de vista de Hacienda Pública las cosas bien porque se han hecho los correctivos y hay varios elementos que hacen ver con optimismo el tema. Explicó que hay por su puesto otros problemas que en su momento el país tendrá que afrontar, pero afirmó que en términos económicos de eso se trata, es decir, de trabajar muy duro para afrontar con éxito la realidad de la que hoy tanto se habla.

Visto 1293 veces