Domingo, 28 Febrero 2016 09:17

Reforma tributaria estructural no será la panacea: Castellanos

Los nuevos impuestos se quedarán cortos frente a las inmensas necesidades fiscales. Es urgente repensar el modelo agrario.

Por 

Son ya varias las voces que coinciden en afirmar que la famosa reforma tributaria estructural no será la gran solución que el ejecutivo busca para amainar los agudos líos fiscales los cuales siguen empeorando por la factura que pasó la Enfermedad Holandesa, la devaluación y ahora el tan de moda posconflicto.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el subgerente técnico de Cifras y Conceptos, Daniel Castellanos García, indicó que la reforma venidera tan solo servirá para mantener las cifras fiscales dentro de la senda de cumplir la regla fiscal, pero especificó que el país no puede olvidar que los retos fiscales que se avecinan son mucho mayores que los recursos que se piensan canalizar con la reforma tributaria estructural.

“Hay que tener en cuenta que Colombia está en una situación económica de ajuste y ese ajuste va a ser doloroso y personalmente creo que los colombianos no han entendido la magnitud del ajuste que tienen que hacer para que esta economía vuelva a ser viable”, declaró el señor Castellanos García.

En opinión del experto el problema de la economía es mucho mayor a 20 billones de pesos que se quedan en corrupción o en negligencia a la hora de cobrar los tributos de manera eficaz. Agregó que el inconveniente tiene muchas dimensiones y un tema puntual es cómo se puede vincular toda una economía informal a la legalidad, de igual manera cómo generar empleo para más de dos millones de desempleados, cómo garantizar una tasa de crecimiento superior a siete por ciento y como garantizar que las exportaciones nacionales se basen en lo que producen los campos y las industrias.

“El problema de la economía colombiana es complejo, no es decir que se pierden más de 20 billones de pesos”, recalcó Castellanos García.

Llegó la hora de repensar el campo

Sobre productividad, el experto dijo que para el caso del campo se hace necesario incorporar cambios en el modelo económico porque el productor primario siembra a pérdida y el gran negocio se queda en los bolsillos de los intermediarios que quitan y ponen precios. En aras de mayor equidad y como incentivo, el gobierno debería retocar ese modelo para hacer que más personas se queden o vuelvan al campo con el fin de sumar manos en la ruralidad y no en los fusiles.

“Yo estoy completamente de acuerdo con eso, Colombia tiene que darse cuenta que los principales problemas que tenemos como sociedad los tenemos en el campo porque fue allá en dónde se gestó la violencia y en dónde prosperó el narcotráfico, es justo en el campo en dónde tenemos la pobreza y la indigencia, entonces si es consecuente pensar que Colombia necesita un modelo de desarrollo rural muy distinto al que ha tenido en la actualidad como lo demostró la Misión Rural, ya sabemos que los principales problemas de Colombia están en el campo y si no lo integramos al desarrollo económico, las dificultades que hemos tenido las seguiremos viendo, de eso no me cabe la menor duda”, apuntó el experto.

Sobre la renuencia del Gobierno en el sentido de cambiar el modelo económico, Castellanos García dijo que al interior del ejecutivo se está pensando en una ampliación del modelo democrático, pero consideró que es perentorio repensar temas de fondo como son el modelo agrario y el funcionamiento político basado en un esquema clientelista que le hace un daño terrible al país y es ahí en dónde no se ven acciones o intensiones para hacer cambios en esa dirección.

El posconflicto cuesta y plata no hay

En materia de posconflicto, el subgerente técnico de Cifras y Conceptos, Daniel Castellanos García, dijo que le preocupa que prácticamente está encima la fecha límite para este acuerdo y todo parece indicar que no hay un clima de comprensión entre las partes.

“Me da la sensación que si se llega a firmar algo el 23 de marzo va a haber una serie de espacios de interpretación por cada una de las partes que no me gusta que exista, es decir lo ideal es que una vez firmado el contrato las dos partes entiendan lo mismo, pero en este caso, me parece, unos están entendiendo una cosa y los otros otra, situación que le puede hacer mucho daño al proceso”, dijo.

Calificó que hay aspectos del proceso que preocupan pues lo que sucedió en el corregimiento de El Conejo en la Guajira es muy grave porque no se puede concebir que a 20 días de una firma de paz, en dónde se supone que se entregarán las armas para hacer política, la guerrilla salga a hacer proselitismo armado.

Sobre este aspecto comentó que simplemente si esa es la paz que Colombia va a firmar hay un mal entendimiento por parte de las Farc o de los nacionales e insistió que si la guerrilla contará con ese espacio, esta no sería la paz que se debería firmar.

De otro lado y en aras de llegar a una verdadera equidad y una tranquilidad total, el experto consideró urgente atacar problemas estatales que tienen que ver con corruptelas y con atracos fiscales que le quitan opciones a los colombianos.

“Yo estoy convencido que uno de los grandes cánceres de Colombia es el nivel de corrupción que hay en el sector público y que si eso no se corrige no hay proceso de paz que valga porque así el país no es viable, sin duda hay una enorme deuda política y nosotros no podemos sustituir la asignación de recursos que debe haber en una economía de mercado por una asignación de recursos a través de un sistema político en el que cada cual que determina dineros cobra por ellos, eso no puede ser”, expuso Castellanos.

Con los costos de la rama legislativa y su poca eficacia, dijo, podría pensarse en un régimen parlamentario diferente, es decir, no sería inviable proponer una sola cámara, pero manifestó que las fórmulas están más en detalles que impidan que los políticos tomen decisiones a espaldas de la gente sobre todo en lo que tiene que ver con recursos públicos, la idea es simplemente que los políticos no metan la mano en la plata, esa en su consideración es la idea fundamental.

Dian defiende la tributaria

Por su parte la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia, Dian, aseguró que Colombia requiere de una cultura tributaria para que pueda progresar y ocupar sitios de privilegio en productividad, competitividad y calidad de vida.

El Director de la Dian, Santiago Rojas, le dijo a este medio que de igual manera es necesario generar toda una cultura de la legalidad en donde todos los connacionales hagan las cosas bien y cumplan con las normas porque sin el pago de impuestos no es posible que el país avance de ninguna manera.

“Si no se pagan los impuestos no habrá plata para la educación, para la salud, para las vías y para la seguridad entre tantos rubros del estado en favor de la comunidad. Este tema de los impuestos y la legalidad es algo que se debe inculcar desde las aulas del colegio”, indicó el señor Rojas.

El funcionario destacó que uno de los propósitos fundamentales de la Dian en los últimos años ha sido combatir frontalmente la evasión y precisó que hay que seguir por esa senda, sin embargo no se mostró lejano de una actualización tributaria que les dé a los colombianos un sistema impositivo más eficaz, más transparente y más progresivo que fomente la competitividad en el país.

“Necesitamos un sistema tributario mucho más eficiente que le aporte más a la competitividad porque hoy en día el nivel de recaudos tributarios es relativamente bajo, pero concentrado en algunas empresas y en algunos ciudadanos que tienen una carga impositiva bastante alta y por eso hay que igualar las cargas, hacer el sistema mucho más equitativo y progresivo”, dijo el Director de la Dian.

Aseveró que la lucha contra el contrabando y el mismo lavado de activos es una labor que se hace muy de la mano con los empresarios nacionales porque justamente de un trabajo articulado entre el sector público y el sector privado depende que sea más efectivo el combatir el contrabando y el lavado, flagelos que tanto daño le hacen a Colombia.

Anotó que la información de lo que pasa en el mercado la tienen las empresas y por ello consideró importante propender por esas sinergias propositivas.

Dijo que lamentablemente el contrabando sirve para lavar dinero motivo por el cual hay que evitarlo a toda costa e invitó a todos los colombianos a no comprar artículos de contrabando y sí por el contrario a fortalecer las empresas colombianas que ofrecen productos de comprobada calidad.

“Como autoridad estamos comprometidos totalmente en combatir este flagelo en Colombia porque el contrabando lava dinero y está muy asociado al narcotráfico, eso está demostrado”, concluyó el director de la Dian, Santiago Rojas.