Sábado, 06 Mayo 2017 00:52

Coyuntura tiene comercios cerrando y familias comiendo con menor calidad

Los comerciantes aseguran que los tipos de interés siguen muy elevados y pronostican más cierres de negocios que ya no reportan ventas importantes que les permita seguir en el mercado.

Por 

El sector del comercio sostuvo que la recuperación económica se ve lejana y manifestó que la tendencia tan solo puede dar un giro con una política agresiva de reactivación pues el colombiano se debe convencer que las cosas no van bien y que bajo ningún precepto el país goza de ser la mejor economía del mundo.

El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Guillermo Botero Nieto, le dijo a Diariolaeconomia.com que generalmente los ciclos económicos son largos lo cual quiere decir que los problemas no se resuelven de la noche a la mañana lo que hace pensar que quienes creen que la reactivación económica llegará en el segundo semestre de 2018 pueden estar en toda la razón.

Agregó que lo único cierto es que las soluciones son múltiples y no únicas porque una reactivación no se da inmediata y expresamente con bajar los tipos de interés. Aclaró que para reactivar no es suficiente desinflar las tasas de interés, sino bajando esa tasa de interés de referencia, bajando la tasa de interés de los bancos, generando confianza entre los consumidores, inyectando confianza a los inversionistas y a los productores, con un buen entorno económico, con una buena inversión extranjera directa, luego son muchísimos los factores que convergen para resolver el problema y recalcó que uno solo no es suficiente.

Dijo que lamentablemente el público sigue demandando menos bienes y servicios porque las tasas de interés siguen elevadas amen de las últimas determinaciones del Banco de la República. Además, dijo Botero, las personas no están comprando porque tienen menos plata en el bolsillo y están prácticamente reventadas.

“El gobierno pensó que la reforma tributaria quedaba en que tan solo recaudaba más, pero es que cuando uno canaliza más recursos fiscales la pregunta que surge es ¿de dónde salió esa plata?, y para no ir tan lejos, diez billones de pesos saldrán este año de los bolsillos de los consumidores y 2.4 billones de pesos salieron del bolsillo de los consumidores y de las personas jurídicas entre enero y febrero de 2017, es por ello que se explica el por qué se afectó la economía”, comentó el señor Botero Nieto.

Para Botero la solución ideal de una economía no está en subir los impuestos sino en adelantar unos planes draconianos de restricción del gasto pues al revisar el Sistema Electrónico de Contratación Pública se observa que hay un número importante de contratos que podría no hacerse y que con ello no les pasaría nada a los colombianos, pero insistió en que hay muchos contratos realmente innecesarios.

“Mientras no se monte un plan draconiano sobre el gasto, no habrá política tributaria que alcance porque son diez billones de pesos, pero si el estado no es asertivo en saber cómo se gasta, pues entonces el asunto indiscutiblemente no funciona”, apuntó el dirigente gremial.

Los cierres son y serán un hecho

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero Nieto, dijo en este medio que la situación no ha sido fácil para muchos empresarios y comerciantes con el enfriamiento de la economía a tal punto que algunos ya cerraron sus comercios o están a punto de bajar la persiana porque en la medida en que se van precarizando las ventas, necesariamente se producen cierres lo cual, asevera, es toda una realidad y no una fantasía.

Expuso que esa cruda realidad obedece a que los comerciantes tienen que ajustar el gasto a los ingresos y así poder mantener el margen que básicamente es lo que les da supervivencia a las personas jurídicas y si eso no se logra, el comerciante está de hecho en una situación supremamente compleja.

Especificó que lo preocupante es que el ajuste del comercio está impactando el empleo porque al cerrar un negocio o al disminuirlo se está echando mano de muchos puestos de trabajo porque la actividad económica no da para sostenerlos, aclarando que prescindir de personal no es un capricho sino una necesidad y una medida generada por la menor dinámica o por la contracción de la economía.

Otro aspecto que detectó el comercio es que por el menor ingreso al que llevó la poca actividad económica, está duramente golpeado el consumo de alimentos porque la gente en las tiendas, en las grandes superficies y hasta en las plazas de mercado dan cuenta que la población está acudiendo a otras fuentes de suministro y bajando la categoría de los productos que adquiere, es decir que ya no compra el mejor tomate, la mejor lechuga o el mejor producto sino lo más económico.

“Tal y como se dice en Colombia, a los nacionales les tocó apretarse el cinturón, y la clase media sigue en apuros porque cada vez está más golpeada, con menos dinero y generando expectativa porque el gran mercado está en esa franja social que era la gran demandante de bienes y servicios, era como se dice el bordón de la economía”, señaló Botero.

El dirigente dijo que si bien el Banco Central ha bajado las tasas de interés, este aún tiene capacidad de maniobra para seguir bajando los tipos de interés porque de hecho logró dar un paso importante que fue pasar de rebajas de 0,25 a 0,50 puntos básicos, es decir que está acelerando el descenso de la tasa en la esperanza que el sistema financiero lo transmita a los colombianos porque aclaró que de nada sirve que el Banco de la República baje sus tasa si el sistema financiero no lo hace, toda vez que de no darse en esos términos, el efecto se pierde o se vuelve muy de mediano plazo y tan solo se verá en el año 2018.