Sábado, 09 Septiembre 2017 01:24

Acciones & Valores: Economía, a sus horas

La tendencia es una recuperación de la demanda pese a que habrá un lánguido crecimiento. Actualmente hay más optimismo en los inversionistas extranjeros que en los colombianos.

Por 

La desaceleración de la economía que tuvo sus explicaciones en unas elevadas tasas de interés, que aún siguen altas por esa mixtura letal con la tasa de usura, más los efectos de la reforma tributaria y un entorno complejo que conllevó a la alarmante contracción de los mercados podría cambiar su tendencia antes de que finalice el año, no con indicadores muy generosos, pero si dándole algo de oxígeno a una economía que estaba llamada a reactivarse en el segundo semestre de 2018.

El Gerente de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, Héctor Wilson Tovar García, habló con Diariolaeconomia.com y aseguró que el ocaso de 2017 tendrá muy seguramente una dinámica mucho más saludable que la experimentada en los primeros seis meses del año porque la economía venía enfriándose de una manera muy fuerte lo cual se reflejó en la confianza del consumidor que cerró en terreno negativo en gran parte de ese periodo. De igual forma anotó hubo una fuerte presión de los precios en general de la canasta familiar que ha venido disminuyendo.

“A su turno se experimentó un proceso de disminución gradual de las tasas de interés que en teoría deberían ayudar un poco para mejorar la carga financiera de las empresas colombianas y de las personas que también hacen parte de la economía”, afirmó el experto.

Tras revisar y analizar las cifras, la sociedad comisionista de bolsa estimó que el crecimiento económico del segundo semestre de este año puede superar el dos por ciento por lo que estaría firmando una cifra de entre el dos y el 2.5 por ciento lo cual no es una gran noticia, pero alivia porque superaría el 1.2 por ciento que en promedio tuvo el país en el primer semestre.

Desde ese punto de vista, explicó Tovar García, los ciclos de eventos que ocurran en el segundo semestre pudieran ayudar a mejorar un poco el panorama del desempeño de la economía colombiana advirtiendo que en este segundo semestre hay unas ligeras presiones de inflación que van a desaparecer muy rápidamente en el primer trimestre de 2018 y con ello, sostuvo, no habrá ninguna preocupación de que las tasas de interés vayan a tener algún movimiento. Agregó que quizás gran parte del movimiento bajista que hoy registra el Banco de la República a lo largo del año, pareciera estar contenida en esta última reducción que anunció el Emisor en días anteriores.

Para el Gerente de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, el incremento de inflación que todo el mundo ya espera y que está casi que descontado en el precio de los activos pudiera ser menor de lo que muchos se han imaginado justamente porque la demanda agregada ha estado muy enfriada por lo que la comisionista considera que eventualmente la inflación va a llegar al límite superior del rango meta del Prestamista de Primera Instancia, es decir entre el dos y el cuatro por ciento, lo cual hace pensar que el Banco Central puede apoyar un poco más la economía con una nueva reducción en los tipos de interés.

Estimó que por todo lo anterior, el desempeño de la economía colombiana en 2018 podría superar el rango del 2.5 por ciento, es decir que habría una economía más dinámica y más saludable, básicamente jalonada por el mejor comportamiento del mercado internacional lo cual se ve en Estados Unidos, en Europa como un todo, Japón que empuja la economía y Brasil en la región que está saliendo de la recesión lo cual genera un mejor panorama de los negocios para los años venideros.

“Con esto pudiéramos ver entonces un devenir saludable en términos de precios y habría que ver si los costos de los commodities dejan la tendencia de bajar fuertemente, estamos queriendo ver una estabilización en los precios de las materias primas, particularmente del petróleo que es el que más afecta a Colombia el cual se ha movido en un rango de entre 45 y 55 dólares con una marcada y amplia volatilidad. Recordemos que en el año 2018 habrá elecciones en nuestro país y con seguridad aparecerá, como es apenas normal, esa incertidumbre y esa volatilidad en este tipo de mercados”, declaró Tovar García.

El analista dijo que independiente de las medidas tomadas, no se está viendo estabilidad en la tasa de cambio y dijo que los mercados y la economía esperan que los sesgos de volatilidad puedan mantenerse.

A criterio de Tovar, hay una serie de dudas que han crecido a lo largo de este año respecto de la salud crediticia del país y en ese sentido anotó que se ha venido especulando sobre una eventual rebaja en la calificación, pero aclaró que Colombia tiene asegurada la financiación de 2018 y casualmente el beneficio de la duda lo recibiría la nación por parte de las calificadoras internacionales hasta ver más despejado el panorama de crecimiento.

Sobre la reforma tributaria que trajo una carga fiscal más alta a los contribuyentes, el especialista aseveró que este no es un efecto local exclusivamente, pero reconoció que la economía mostró enfriamiento y un perjuicio para los colombianos, precisamente por las nuevas tarifas que castigaron la confianza del consumidor y la demanda de productos que cayó porque además de la nueva reforma tributaria, el país tenía unas tasas de interés demasiado elevadas lo que ayudó a presionar la contracción de la demanda interna y la contracción de la economía.

“No sabemos si posiblemente tenga asidero la discusión en el sentido de que al Banco de la República se le haya ido la mano con los incrementos en las tasas de interés, pero sabemos que por encima de todo, el Emisor es una institución ortodoxa que ha hecho lo que debió hacer en momentos oportunos, pero pese a lo anterior, el colombiano suele ser disciplinado con la carga tributaria y difícilmente volverá la cultura de evadir los impuestos, el colombiano igualmente es un excelente comprador y siempre está buscando los mejores precios así como la mejor calidad, razón por la cual ha crecido el sector del retail en donde se ha visto una explosión de nuevos competidores que entienden que el consumidor está necesitando una oferta más amplia, con precios más bajos y por eso observamos una generosa disposición como pasa en alimentos en donde hay agentes creativos que masivamente ponen en góndola productos en favor de quién compra como es el caso de Tiendas D1”, explicó Tovar.

De igual manera, comentó, en arriendos de vivienda y oficinas se ha venido dando una ráfaga de bajadas con lo cual el consumidor termina solucionando en parte el apretón que ha traído la economía en los últimos meses.

Añadió que algo muy positivo en la economía colombiana es que los niveles de desempleo, si bien han incrementado en algunos sectores puntuales, no han resultado tan impactantes a nivel nacional y es por todo esto, dijo, que Colombia muestra su resiliencia que ha sido característica por muchos años, haciendo diferencia con los pares de la región.

En opinión del versado, el momento actual le abre opciones a la creatividad de los empresarios con el fin de buscar mercados alternos porque si bien la economía colombiana tiene buenos oferentes, es importante explorar alternativas porque hay países que están creciendo como Brasil y Argentina. Sostuvo que mirar una sola economía hace difícil dinamizar las ventas colombianas para poder aumentar la oferta de empleo, es decir buscando nuevos nortes.

Los extranjeros le creen más a Colombia

El Gerente de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores, Héctor Wilson Tovar García, reveló que llama poderosamente la atención que en los meses recientes ha habido una importante incursión de empresarios extranjeros que creen en el país.

Manifestó que resulta imposible asimilar que los capitales exógenos capten las cosas positivas mientras que los colombianos siguen inmersos en el negativismo, factor que hay que vencer porque los meses que vienen necesitan de mucho trabajo y de hecho de todo el optimismo.

Anotó que con todo el relicario de acuerdos comerciales rubricados, Colombia no ha logrado catapultarse en muchos de los mercados a los que tiene acceso, pero reconoció que hay algunas iniciativas privadas han encontrado respuestas importantes y muy positivas en los mercados europeos.

“Hemos visto cómo se incrementa por ejemplo el mercado para un producto importante en Colombia como el aguacate, algo que difícilmente habíamos visto en el pasado, entonces los caminos ya los ha abierto el gobierno nacional a través de los TLC y por eso ahora es importante que el empresario se vuelva creativo, busque nuevos mercados y trate de dinamizar la economía porque solamente pensar en el consumo local puede traernos eventuales sorpresas”, razonó el economista.

Frente a las compras masivas de productos chinos y extranjeros en particular, el contertulio enfatizó que no hay un aspecto a tener en cuenta y es que no puede desconocerse el avance tecnológico en el mundo porque la productividad en las empresas se ha vuelto un objetivo superlativo que persiguen las factorías en el planeta. De manera categórica afirmó que no es justo satanizar una economía como la causante de las tendencias de compra.

Sobre este punto dijo que con la tecnología se hace visible como también posible la oferta de diversos productos a cualquier consumidor. Consideró afortunado que actualmente en Colombia un trabajador puede adquirir un bien de calidad a muy buen precio.

“Más allá de que vengan algunos productos de China, hoy lo que tenemos que ver es que muy seguramente los márgenes con los que fueron creados algunos negocios, se han venido reduciendo. Al verlo de manera desprevenida, no solo en los textiles, sino en el sector automotor, en el financiero y en el del turismo, los márgenes de los empresarios se han venido reduciendo porque el consumidor se ha vuelto más selectivo y siempre va a preferir el producto de menor valor, pero eso sí el que ofrezca mayor calidad. Es por eso que hoy vemos un auge en la demanda de productos y en la transacción de productos en las plataformas digitales lo cual ha llevado a una expansión a nivel general y aquí es prudente reiterar el éxito de Tiendas D1 que ofrece buenos productos con precios más que competitivos lo cual es una muestra de lo que pueden hacer otros empresarios”, dijo.

La permanencia en una competencia cada vez más fuerte está atada en consideración de Tovar, al uso de tecnologías de punta y a una apuesta fuerte en competitividad porque aquel que piense que podrá mantener los márgenes en el largo plazo podría estar cometiendo un grave error.

En estos tiempos, estimó, la ausencia de tecnología no es excusa para justificar un revés empresarial porque paradójicamente el valor de esta ha venido adelgazándose permitiéndoles a los empresarios tener acceso a ella para evolucionar y dar saltos en los modelos de negocio.

Anotó que sectores como el financiero están pensando en la optimización de costos y en la tecnificación de muchos procesos lo cual demanda uso de tecnologías y mayores niveles de capacitación en el futuro cercano.

El tema rural no quedó por fuera de la charla y es por ello que Tovar García indicó que la vocación agraria que tiene Colombia es sin precedentes porque hoy la coyuntura política y la transformación que ven los colombianos en el momento hace que muchos le apuesten al desarrollo del campo y por eso es muy posible que lleguen muchos proyectos no solamente fondeados con capital del gobierno o con iniciativa privada local sino con inversión extranjera que ve en Colombia una despensa para el mundo y por ello recalcó que hay que aprovechar las condiciones del momento expresadas en paz porque Colombia tiene recursos importantes que puede aprovechar con los vínculos comerciales que logró afianzar.

La asociatividad es el camino

Una de las claves para lograr resultados en la economía es la asociatividad y el fortalecimiento de cooperativas que les permiten a los productores ser cada vez más fuertes para competir en condiciones de calidad y competitividad.

Al respecto Acciones y Valores expuso que actualmente es importante tener una visión de clúster en donde el gobierno promueva políticas orientadas a fomentar y a incrementar la producción agraria, pero igual promoviendo la asociación entre la agroindustria y el campesino de tal manera que haya un beneficio para todos luego de articular estos intereses.

“Es importante entender que la asociatividad nos permitirá ser más eficientes porque no solamente aumentó la capacidad productiva sino que bajó los costos de producción al tener más posibilidad de adquirir insumos y en ese sentido si los industriales entienden el mensaje, con toda seguridad que todos vamos a salir ganando”, señaló el Gerente de Investigaciones Económicas de Acciones y Valores.

Hay vientos de calma en la economía

La comisionista de bolsa Acciones y Valores manifestó que en el tiempo el mundo aprendió que los eventos aleatorios pueden suceder en cualquier momento y dijo que por ejemplo micho se ha hablado en los últimos tres años sobre las posibles subidas en los tipos de interés de la Reserva Federal, de la posible terminación del ciclo de irrigación de liquidez en Europa, pero progresivamente, analizó, la economía se va volviendo resistente a los inexorables cambios y dijo que mucho de esto explica el por qué la normalización de la economía mundial viene a paso lento mostrando que no hay cambio drástico o dramático.

Los huracanes en Estados Unidos y el sismo en México demuestran que hay eventos que llegan súbitamente, asuntos que los agentes económicos, a pesar de la prudencia, no pueden prever.

“Las tensiones geopolíticas que viven Estados Unidos y Corea del Norte son eventos en donde difícilmente uno puede encontrar una gestión estratégica, pero las iniciativas globales apuntan a querer soluciones pacíficas y en ese contexto los eventos mayúsculos han sido descartados por ahora. La salud de la economía americana avanza a buen ritmo, China va camino a la normalización, Japón está mejorando los colores de su economía y Latinoamérica, indiscutiblemente camina hacia un mejor futuro económico, porque las peores consecuencias ya fueron asumidas y deberíamos empezar a construir un camino de recuperación con mayor positivismo en el panorama”, enunció.

La comisionista vaticinó que la economía europea podría cerrar el año con un crecimiento del 1.6 por ciento en promedio porque hay resultados destacados especialmente en España y Alemania en donde la producción manufacturera va a buenos ritmos y en donde la irrigación de crédito ha sido abundante. De igual manera la firma Acciones y Valores, destacó la normalización en el precio de las viviendas en esa región del mundo.

Precisó la reconocida comisionista de bolsa que Europa dejará de tomar medidas prudenciales y desistirá igualmente de irrigar liquidez porque considera que la economía mejora y está en buena forma, comparada con lo experimentado en los años recientes. La noticia es buena para Colombia, anotó Tovar García, porque el “Viejo Mundo” es un socio interesante en donde hay compradores importantes con los que se tenían vínculos, pero con los que se puede mejorar hacia adelante.

Para el analista, la curva de crecimiento en la economía mundial ha sido constante durante todo el año, expectativas que avizoró el Fondo Monetario Internacional y otros organismos en el mundo que mejoraron sus expectativas, no de manera sorprendente, pero si con unas revisiones que oscilan entre el 2,5 y el 2,6 por ciento lo que a sentir del experto revela un crecimiento mucho más alentador.

Finalmente recalcó que siempre es importante percibir el factor confianza por parte de los agentes en la economía porque el hecho de prever cosas dramáticas y efectos negativos, efectivamente las decisiones de consumo se verán comprometidas y por supuesto, expresó, hay una entropía de las cosas malas llevando a un escenario perverso.

“Vuelvo y digo, es importante ponderar que los extranjeros piensan mucho mejor sobre el país, son más positivos acerca del futuro para Colombia que los mismos colombianos y hoy con estos cambios que se están dando es clave volver a la unidad, pensar como país y hacer que nuestras gestiones intenten mejorar el futuro económico para nuestros hijos. En este sector de la calle 72 en Bogotá es fácil salir y ver gente de todo el planeta lo que dice que los negocios se están haciendo en Colombia y que la inversión y la confianza se mantienen, el futuro es promisorio, no lo dudo”, concluyó.