Domingo, 01 Octubre 2017 10:04

Facturación electrónica solo debe hacerse con firmas avaladas

Las empresas que decidan implementar esta solución deben estar debidamente registradas ante la Dirección de Impuestos pues de lo contrario los contribuyentes pueden caer en manos criminales.

Por 

La evasión que supera en Colombia los 40 billones de pesos podría estar en sus últimas de cambio porque el sistema de facturación digital es tan eficiente que pondrá en blanco y en negro el recaudo de impuestos en el país. Según voces del ejecutivo, con la nueva disposición el lío de evasión bajaría en 50 por ciento hasta llegar al 100 por ciento en el largo plazo.

Las empresas que se aprestan a implementar este servicio tienen que estar registradas y totalmente legalizadas con el fin de que los nacionales tengan a la mano verdaderos y confiables proveedores tecnológicos. El negocio no es de poca monta si se tiene en cuenta que cerca de 10.000 grandes empresas requerirán este servicio así como más de 29.000 pymes en casi todo el territorio nacional.

El Gerente de Saphety en Colombia, José Falcato Iglésias, le dijo a Diariolaeconomia.com que la facturación electrónica es importante para la economía por el notable incremento de la transparencia, la reducción de costos, los ahorros reales y el paso a una digitalización de las finanzas colombianas lo cual involucra empresarios, gobierno y desde luego a los proveedores electrónicos para este fin.

Teniendo en cuenta estos pilares, Falcato precisó, que al contemplarse una considerable reducción de costos, las empresas implementarán muy pronto esta solución, aclarando que lo ideal es que quienes quieran dar el paso pronto, lo hagan de manera voluntaria y no esperando que les llegue la noche y les implique una sanción.

“Lo que tiene que hacer una empresa es buscar un proveedor tecnológico autorizado ante la DIAN. Las firmas que quieran prestar el servicio deben registrarse en el portal MUISCA como facturadores electrónicos voluntarios y empezar a facturar electrónicamente. Esto sin duda simplificará trámites, hará muy amable la vida de los contribuyentes y generará ahorros considerables porque no será necesario archivar en físico por cinco años toda vez que las facturas quedarán registradas de manera tecnológica”, explicó el señor Falcato Iglésias.

Según el Gerente, Saphety tiene una ventaja para tener en cuenta y es que su plataforma guarda archivos digitales por cinco años en línea, diferente a la competencia que lo hace por un año en línea y los restantes cuatro años en backup. Falcato anotó que hoy es palpable la preocupación de los empresarios, pero aclaró que esto obedece más a la obligatoriedad que a los mismos beneficios de la factura electrónica. Dejó claro que dentro del sector real de la economía se siente un mayor interés en las grandes y medianas empresas que finalmente quieren estar listas para lo que viene.

Según la ley tributaria, la factura electrónica entrará en vigencia a partir del primero de enero de 2019, es decir que el plazo se agota porque al terminar 2017, quedará un año para dicha implementación.

Dijo que es importante empezar con estos menesteres cuanto antes porque los procesos no son sencillos ni inmediatos porque los facturadores electrónicos tienen todo un trabajo que es necesario hacer y por ello hay campañas como es el caso de Saphety para que los empresarios hagan su traslado de facturación de manera voluntaria, previo explicación sobre las bondades y el avance con la nueva solución tributaria digital.

Indicó que cuando una empresa arranca con el proceso, el operador tecnológico, en este caso Saphety, envía un archivo para que la factoría ponga allí toda la información requerida. Esta firma hace pleno acompañamiento al proceso de registro en la plataforma MUISCA. La firma hace revisión paso a paso de los documentos que si bien lo tiene que hacer el contribuyente, Saphety busca la manera de ayudar a las empresas para que todo salga bien.

Inicialmente las empresas interesadas en el operador tecnológico envían una propuesta la cual al ser aceptada debe estar acompañada por el registro de la Cámara de Comercio y el Registro único Tributario, RUT.

Falcato sostuvo que muy a pesar de que la cultura digital es un hecho que facilita todos los procesos y brinda todo el sosiego, lo real es que en Colombia y en América Latina generalmente hay resistencia a los cambios así como a la exposición de toda la información que siendo de tipo financiero y empresarial, no debería generar temores o reservas.

“La DIAN les está dando a los proveedores tecnológicos autorizados, dos años para que se certifiquen en seguridad y garantía de la información canalizada según la norma ISO 27001 en la cual nosotros ya estamos certificados lo cual nos da herramientas para operar con toda la diligencia del caso”, comentó.

Como Colombia es conocido como el país del Sagrado Corazón y el de las “sorpresitas”, muchos miran con celo la nueva plataforma o la facturación electrónica porque creen que pueden ser víctimas de fraude o de algún hecho irregular, Algunos dicen que ello sería como confesarse con el diablo, empero las firmas están debidamente registradas y no pueden faltar a los códigos de ética ni de probidad.

Para evitar inconvenientes, Falcato les recomendó a los empresarios acudir a la DIAN para pedir el listado de los proveedores tecnológicos y así ir a la fija en el paso a la factura tecnológica porque se trata de operadores autorizados por el gobierno.

Saphety es una empresa con 16 años de experiencia en los cuales ha venido afianzando y desmaterializando relaciones comerciales. En el campo internacional la empresa goza de todo el prestigio por cuanto en su plataforma transaccional hay documentos de 37 países razón por la cual registra un promedio de 180 millones de transacciones anuales que la hace una firma que se diferencia de las demás por la experiencia y por el soporte que generalmente sabe dar.

Actualmente la región en el mundo en donde se experimenta un mayor adelanto con facturación electrónica es América Latina, en donde se hace el esfuerzo más grande teniendo en cuenta que en los países europeos está facturación es de manera voluntaria. En la región los grandes progresos se ven en Chile, México y Brasil que son los llamados vanguardistas.

“El modelo de Colombia tiene un poco de cada uno de estos, pero se está inclinando hacia el modelo mexicano”, dijo.

Sobre la economía como un todo o como un universo, aparte de la facturación electrónica al mundo empresarial y a todos los seres humanos les viene el desempeño en el ámbito digital porque ya con facturas, lo que viene con mucha fuerza es el modelo de pagos que deben simplificarse y digitalizarse también.

En la llamada tercera revolución industrial, la era digital es un paso a la calidad de vida, a la eficiencia y a la celeridad que finalmente redunda en menores costos y en mayor productividad así como en competitividad.

La casa matriz de Saphety está en Lisboa y la firma portuguesa nació con la idea de condensar las relaciones comerciales, aspecto que matiza el ADN de esta factoría que le ha facilitado el trabajo a miles de empresas.

Esta empresa nació en momentos complicados de la economía europea y del mundo en general y es por ello que han adquirido tanto bagaje en un sector que determina al final del día el éxito en los negocios. “Las oportunidades se encuentran con mayor facilidad en los momentos difíciles”.

La empresa llega a Colombia en 2013 y espera que el negocio crezca considerablemente en 2018 dada la obligatoriedad de la facturación electrónica que está trazada para el comienzo de 2019. Saphety ha hecho un trabajo juicioso previo al perentorio cambio y por eso no duda que el volumen de negocio se pueda duplicar el próximo año.

Esta firma de soluciones globales en red hace parte del grupo empresarial Zona I de Portugal, le apuesta al éxito que tendrá la trazabilidad de facturas en Colombia las cuales están llamadas a hacerse de manera transparente atacando de manera directa la evasión de impuestos.

Si bien Chile tardó catorce años en generalizar la factura electrónica, algunos creen que Colombia puede lograr un cubrimiento superior al 90 por ciento en un término de cinco años.

Las empresas que brinden tecnología, aseveró Falcato, ganan por el número de transacciones que contempla un costo inicial y luego viene el cobro de una tarifa por movimiento o documento sujeto de una transacción. Cabe precisar que solamente hay tres documentos legales que deben ser dirigidos a la DIAN, es decir las facturas, las notas débito y las de crédito.

“La idea es incrementar la transparencia y que haya cada día menos evasión, esa es la consigna de la facturación electrónica. Quiero dejar claro que esta solución ayuda en términos fiscales porque dificulta el accionar de quienes evaden, pero no es una propuesta mágica que acabe de tajo con el lío, llegar a cero evasión demanda un margen generoso de tiempo”, concluyó Falcato Iglésias.

Un asunto a tener en cuenta es que con este nuevo sistema de control o de factura electrónica se abre paso la venta masiva de facturas a las empresas encargadas del Factoring que ya tendrán la certeza de a quien pagar la obligación y no correr el riesgo de renegociar facturas. Es tan atractivo el modelo que no se descartan las subastas de papeles, opción que le dará mayor dinámica a la economía.

Con el “Hasta Nunca” al papel, de igual manera gana el medio ambiente ya que serán menores los volúmenes de papel que consumirá el país pues del papel que venía de los árboles se migrará afortunadamente a la espectacular red.