Miércoles, 18 Octubre 2017 13:57

¡Qué tal esto!: Los gota a gota entraron en la era digital

El gremio que agrupa a las cooperativas de ahorro y crédito invitó a sus afiliados a seguir con la innovación y la adopción de tecnologías que les faciliten la vida de los colombianos que invierten en el sector solidario y que buscan rentabilidad, pero igual comodidad y celeridad.

Por 

Enviado Especial a Cartagena de Indias

Las cooperativas de ahorro y crédito revelaron que la tecnología ya llegó hasta los agentes económicos más cuestionados toda vez que los indeseables sistemas de crédito gota a gota entraron en la era digital con plataformas conocidas como APPS las cuales fueron a su vez tipificadas en ese mundo como Cobros y Créditos WAR.

El presidente de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito, Fecolfin, Enrique Valderrama Jaramillo, le dijo a Diariolaeconomia.com, que por eso el llamado a los asociados es por una apuesta decidida en innovación y desarrollo tecnológico como determinantes de competitividad para que el sector se pueda mantener en la industria financiera y pueda ser sostenible.

“Es urgente hacer un llamado a nuestras cooperativas para que tomen conciencia sobre la importancia de la inversión y el desarrollo de las herramientas digitales y plataformas móviles con el objetivo de lograr una transformación digital que facilite el acceso a nuevos segmentos poder así atender a los asociados con menores costos. Se trata de sacarle todo el provecho a la llamada tercera revolución industrial expresada en ese mundo digital como estamos insistiendo”, declaró el señor Valderrama.

Dijo que el temerario sistema gota a gota adoptó la tecnología con el fin de ordenar y tabular cartera porque para cobro, precisó, el sistema es otro pues se trata de una metodología que no hace feliz a quien no honra sus compromisos.

Es increíble, enfatizó, que esto esté sucediendo en ese frente de crédito irregular en donde todo va muy avanzado gracias a la tecnología, mientras las cooperativas siguen reportando retrasos en innovación y uso de las nuevas herramientas tecnológicas.

Aclaró que amen de los avances, si es deber urgente de la Superintendencia Financiera hacer el debido control a estas modalidades de crédito en donde la informalidad y el riesgo están a la orden del día.

“No deja de preocupar que los que están al lado de la irregularidad estén en pleno proceso de tecnificación y digitalización, esto es un reto y de hecho una preocupación porque si hay criptomonedas y hay de todo, lo obvio es que las autoridades le pongan mucha atención al tema y regulen porque de lo contrario las cosas se van a desorganizar y se pueden salir de las manos poniendo en jaque la economía y los agentes que operan al amparo de la legalidad”, apuntó el presidente de Fecolfin quien convocó al Taller Internacional de Ahorro y Crédito en Cartagena.

Sobre la criptomoneda, sostuvo que ese tipo de dinero virtual urge de regulación porque es un hecho ya real e irreversible. Aseveró que el año pasado hubo un avance para destacar en el mundo porque el llamado Bitcoin cuenta con más de 5.000 millones de dólares colocados, asunto que es supremamente grave siendo una amenaza directa para el sistema financiero porque es un competidor con musculatura al que se le debe poner el ojo y toda la atención. En opinión de Valderrama, con el Bitcoin, las personas están encontrando comodidad de inversión sin embargo advirtió que hay un riesgo implícito porque no dejan de aparecer los vivos que le quieren sacar el jugo a ese tipo de proyectos.

Cabe precisar que Fecolfin adelanta el Taller Internacional de Ahorro y Crédito 2017 en la ciudad de Cartagena en donde hacen convergencia todas las entidades afiliadas, el gobierno y catedráticos de gran relieve que hacen parte de una agenda académica que mantiene el recinto por encima de su cupo.
En este evento se dio a conocer que Colombia reporta un lánguido avance, básicamente en el sector cooperativo con actividad financiera toda vez que un estudio de la Universidad Internacional de Suiza mostró que, al hacer el análisis de competitividad digital en 63 países, lamentablemente Colombia había descendido dos puestos en el ranking de digitalización en el mundo.