Jueves, 19 Octubre 2017 20:26

Fogacoop, el verdadero blindaje de la confianza

Un eventual sobresalto de la economía mundial podría poner en riesgo las economías del globo y ante un escenario de semejante calibre no se salva absolutamente nadie.

Por 

Después de la crisis de 1998, con la creación del Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas y con la vida que se le dio a la Superintendencia de la Economía Solidaria, hubo una evolución positiva en el sector solidario que muestra indicadores reconfortantes porque hay una confianza en las cooperativas tanto a nivel de ahorradores como en lo que tiene que ver con solicitudes de crédito. Hoy todo es tranquilidad, seguridad y confianza, pero el entorno de la economía doméstica y mundial puede traer inconvenientes de última hora que innegablemente salpicarán a todos los actores económicos.

Fogacoop indicó que lo que busca en la actualidad es aumentar la confianza para demostrarles a las cooperativas que hay una entidad con el seguro de depósito, que es la encargada de inyectar tranquilidad a los ahorradores de las cooperativas inscritas al Fondo.

En plática con Diariolaeconomia.com, el Director del Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas, Fogacoop, Álvaro Vanegas Manotas, expuso que la reserva técnica de la entidad es de 600.000 millones de pesos aproximadamente que es el respaldo en caso de que se presente una eventualidad porque la misión del Fogacoop es precisamente evitar que se llegue a esa lamentable instancia.

“Además del pago del seguro de depósito, el trabajo y el encargo nuestro es evitar contingencias de ese tipo para lo cual les hacemos un seguimiento permanente a las cooperativas y así blindarnos de posibles contingencias en el sector y que puedan perjudicar a cooperativas y a los ahorradores”, declaró el señor Vanegas Manotas.

Pese a que las cooperativas gozan de la mejor salud, ante una aguda crisis económica del país, explicó el directivo, ninguna institución está blindada porque desafortunadamente las dificultades llegan intempestivamente, es decir que no dan aviso y si llegará una situación compleja de efecto dominó, ningún sector estaría exento de verse impactado. Aseveró que 2017 se ha caracterizado por ser un año crítico a tal punto que los estimativos de crecimiento rondan cifras lánguidas por el orden del 1.6 por ciento cuando se esperaba un crecimiento del 2.5 por ciento.

Comentó que 2017 pasará a la historia por ser una época dura para la economía, aclarando que al sector cooperativo no le ha ido para nada mal porque las cifras que muestran son muy aceptables en medio de la coyuntura y del bajo dinamismo.

Frente al tema de la resiliencia y a esa capacidad de reponerse pronto de los grandes males, el Director de Fogacoop sostuvo que el colombiano es experto en asimilar los golpes y agregó que hay experiencia y precedentes que muy seguramente permitirán tomar correctivos a tiempo ante la más mínima amenaza.

“A pesar de la crisis y del endeble crecimiento, no se puede hablar de una economía en medio de grandes traumatismos porque entre otras cosas tampoco se tiene una burbuja ni unas perspectivas de gravedad aclarando que tan solo hay que superar los escollos de la actualidad, para lo que se hace necesario tener ojo avizor y estrategia porque de salir todo muy bien, la recuperación podría comenzar a darse el próximo año”, apuntó el funcionario en el Taller Internacional de Ahorro y Crédito que realizó Fecolfin en Cartagena.

Aparte de todo, Fogacoop considera que 2018 puede igualmente ser un año de transición por las elecciones y por las medidas económicas que puedan venir de cara a mejorar las expectativas de 2019.

Una labor que cumple matemáticamente el Fogacoop es la de vigilar las cooperativas adscritas porque ese seguimiento ha evitado la llegada de contingencias que afecten al sector llevando perjuicios a las diferentes entidades del régimen solidario dedicadas al ahorro y crédito. Desde que nació la entidad la misión se ha cumplido cabalmente porque no ha habido casos que lamentar ni se ha hecho el pago de seguros de depósitos a pesar de la difícil situación económica y financiera del país.

Una recomendación que hace el Fogacoop a los ahorradores es la de percatarse de que las entidades en las que se quiere ahorrar goza del aval de la Supersolidaria y de la Superfinanciera, dejando claro que la Superintendencia Financiera es la encargada de supervisar las entidades, básicamente las de aporte y crédito que es en donde se reportó la crisis de las libranzas, el caso Estraval y otros problemas, eso sí, no afectando a las grandes marcas reguladas y vigiladas también por la Superintendencia Solidaria que es la entidad que debe salvaguardar el interés de las cooperativas, de los ahorradores y de la economía, motivo que explica el por qué tantos controles.

“Todo esto evita la creación de cooperativas de papel o de garaje que finalmente les quitan sus dineros a los más incautos, pero lo cierto es que las cooperativas que operan al amparo de la Supersolidaria se encuentran en las mejores condiciones y son totalmente seguras. Cabe aclarar que para que la cooperativa goce del seguro de depósito, la Superintendencia Solidaria tiene que autorizar previamente el ejercicio de la actividad financiera a estas entidades y una vez esto suceda nosotros en Fogacoop retomamos el estudio de la cooperativa para determinar si es viable o no, es decir que no todo queda en el permiso de la Superintendencia porque no es obligatorio que el Fogacoop tenga que inscribirla”, indicó Vanegas.

Con la llegada de los TLC y la globalización de la economía, un caso que podría darse sería la llegada de cooperativas extranjeras que para operar deben cumplir con todo y cada uno de los requisitos.

Homologar seguro de depósito no es un tema vedado

En Colombia si hay espacio y la disponibilidad necesaria para estudiar la posibilidad de unificar el cubrimiento del seguro de depósito con el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, Fogafin, que es el reclamo de las cooperativas de ahorro y crédito en los últimos años.

El Director de Fogacoop, sostuvo que la puerta para ello no está cerrada y manifestó que caso contrario, hay que seguir estudiando el tema, haciendo los análisis respectivos para tratar de unificarlas o por lo menos acercarlas lo más que se pueda al seguro de Fogafin.

“Considero que esa medida no se puede descartar y seguiremos haciendo el estudio respectivo para que eso se pueda dar en beneficio de bancos y cooperativas de ahorro y crédito”, señaló el directivo.

Explicó que en buena medida la dinámica de este tipo de cooperativas, su expansión y el fortalecimiento de portafolio, así como de patrimonio, ayudará a que el ejecutivo y las autoridades económicas le den el espacio al debate que busca equidad y trato igualitario en el seguro de depósito tanto para entidades bancarias como para cooperativas financieras.

Vanegas Manotas aseveró que, en medio de las vicisitudes, el sector cooperativo ha tenido un comportamiento aceptable toda vez que los indicadores son positivos y matizados por una calidad de cartera plausible. Aclaró que el crecimiento en el sector cooperativo no se ha dado este año como se quisiera por el enfriamiento de la economía que muestra una contracción de la demanda preocupante porque los actores y el consumidor sigue tímido a la hora de invertir o de hacer compras con crédito a mediano o largo plazo.

No negó que las expectativas siguen en 2018 por todo lo atinente a las elecciones, factor que puede aplazar las recuperaciones en vista que la incertidumbre es un hecho inherente al debate político porque la gente quiere saber quién será el próximo titular de la Casa de Nariño y que tipo de manejo la dará a la economía.