Viernes, 24 Noviembre 2017 20:49

Banco de la República baja tasas y ratifica meta de inflación

Existen riesgos en el escenario internacional que pueden afectar el ajuste ordenado del déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

Por 

La Junta Directiva del Banco de la República reiteró la meta de inflación de 3%, en un rango de 2% a 4%.

Según el cuerpo colegiado, las acciones de política monetaria seguirán encaminadas a alcanzar la meta del 3%. El resultado de inflación, anota el Emisor, podrá oscilar alrededor de este nivel, dependiendo de choques macroeconómicos o sectoriales y de la propia dinámica del proceso inflacionario.

De otro lado, en una decisión que contó con la aprobación de cinco miembros en tanto que los dos restantes votaron por mantener la tasa en 5%, la Junta, en su sesión de noviembre decidió reducir la tasa de interés de intervención en 25 puntos básicos y situarla en 4,75 por ciento.

En esta decisión, la Junta tomó en consideración principalmente aspectos tales como que en octubre la inflación se incrementó y se situó en 4,05%. El aumento de la inflación se explicó principalmente por el comportamiento del IPC de alimentos. El promedio de las cuatro medidas de inflación básica continuó descendiendo y se situó en 4,5%.

El Gerente General del Banco de la República, Juan José Echavarría, indicó que la inflación observada continuó siendo inferior a lo esperado por el mercado y por el equipo técnico del Banco, principalmente por el buen comportamiento de los grupos de alimentos y de transables sin alimentos ni regulados.

Expuso que las expectativas de inflación registraron cambios leves. Las de los analistas para diciembre de 2017 y 2018, afirmó, bajaron y se sitúan en promedio en 3,95% y 3,49%, respectivamente. Aquellas derivadas de los papeles de deuda pública se mantienen por encima del 3%.

“Los efectos directos de los fuertes choques transitorios de oferta que desviaron la inflación anual de la meta se diluyeron. Se espera que los efectos de la indexación de precios y del aumento de los impuestos indirectos de comienzos del año se reduzcan y que, con ello, la inflación y las medidas de inflación básica converjan a la meta”, argumentó.

Echavarría aseveró que en Colombia el crecimiento del producto del tercer trimestre que fue del 2% resultó inferior al pronóstico del equipo técnico del Banco estimado en 2,3%. Manifestó que la dinámica de la demanda interna fue más débil de lo esperado. Para la Junta, el comportamiento de las exportaciones contribuyó al crecimiento. Estas cifras confirman la persistencia de un crecimiento económico por debajo del potencial, por lo cual se espera que la subutilización de la capacidad instalada de la economía se siga ampliando.

“La demanda externa se sigue recuperando, jalonada principalmente por las economías desarrolladas. Los precios del petróleo aumentaron y se proyecta que los términos de intercambio finalicen el año por encima del promedio registrado en 2016. En los Estados Unidos, es probable que la Reserva Federal incremente su tasa de interés de política en lo que resta del año. La tasa de cambio ha sido volátil y en promedio el peso se ha depreciado frente al dólar en el último mes”, apuntó el funcionario.

Con base en esta información, la Junta ponderó los siguientes factores en su decisión:
Los mejores resultados de inflación frente a lo esperado en los últimos meses y las menores proyecciones del equipo técnico en el horizonte de política. Este comportamiento se ha registrado para varias de las sub-canastas del IPC, especialmente las del grupo de alimentos y transables sin alimentos ni regulados. Estos resultados sugieren que la convergencia de la inflación a la meta del 3% podría ser más rápida, aunque la incertidumbre al respecto sigue elevada.

Una actividad económica más débil de lo esperado y el riesgo de una desaceleración más allá de la compatible con el deterioro en la dinámica del ingreso originado por la caída en los precios del petróleo. Los indicadores recientes apuntan hacia mayores excesos de capacidad de la economía, aunque la incertidumbre sobre el tamaño de estos es elevada. Aunque se espera que el ajuste ordenado del déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos continúe, existen riesgos en el escenario internacional que pueden afectar dicho ajuste.

En este entorno, dada la mayor debilidad de la actividad económica y las mejores proyecciones de inflación para 2018, la Junta consideró conveniente reducir en 25 puntos básicos la tasa de interés de referencia. Sin embargo, persisten riesgos en el entorno internacional que limitan la capacidad contra cíclica de la política monetaria a futuro. Por lo tanto, nuevas reducciones dependerán de la velocidad de la convergencia de la inflación a la meta, de la evolución de los excesos de capacidad productiva y del comportamiento de las variables externas.