Domingo, 25 Marzo 2018 00:01

Bitcoin, cero respaldo y mucho riesgo: Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez

Por

El Presidente del Grupo Aval asegura que el público debe estar muy prevenido porque las monedas sin apoyo pueden causar graves e irreparables problemas. También habló de tributaria.

En 2009 con el bitcoin nació un nuevo sistema monetario que paulatinamente se fue afianzando como una opción de inversión. Este medio digital de intercambio hace parte de las controvertidas criptomonedas, una moda económica que según algunos podría generar la próxima tragedia mundial de la economía, o como dicen otros, ya más cercanos a la tecnología, es el momento de darle un giro a los sistemas de pago y más que eso poder avanzar en una verdadera rentabilidad, posición que desafía la tradición bancaria y que pone a pensar a muchos.

Un analista muy cercano a esta casa aseguró que el bitcoin no deja de ser un riesgo pues como dicen popularmente, de eso tan bueno no dan tanto y las modas, como la economía suelen ser cíclicas, lo que hace pensar en auges y en decadencias, casi que una ley inherente a los mercados y a los agentes que en ellos se mueven.

Para detallar más sobre este tema y de uno que no deja de calar en la mente de los empresarios como el de la reforma tributaria, Diariolaeconomia.com conversó con el Presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez quien indicó que las criptomonedas invitan a no creer tan fervorosamente en dineros o emisiones virtuales que no tienen respaldo alguno de los bancos centrales en el mundo.

Sostuvo que lo que se ha visto, específicamente en el caso del bitcoin, es que este tipo de dinero sube de precio de manera súbita ya que en menos de tres meses esta moneda pasó de 6.000 a 20.000 dólares por bitcoin para luego retroceder de manera alarmante.

“Hay que entender que estamos hablando de una inversión absolutamente especulativa, sin respaldo financiero real y sin que inclusive se conozca exactamente cuál es su origen. En ese sentido yo no digo que eventualmente vaya a virtualizarse la moneda en el mundo, pues creo que todavía no es el momento, que no hay condiciones para nada, dadas las condiciones, y que estamos muy lejos de hacerlas seguras y comunes porque ese tipo de monedas requieren de mayor regulación así como de reglamentación”, afirmó el señor Sarmiento Gutiérrez.

En lo que tiene que ver con los pronósticos casi que apocalípticos frente a una eventual tragedia económica por cuenta de las criptomonedas, el banquero consideró que afortunadamente no hay inversiones tan grandes que lleven a pensar que sí hay una pérdida se afecte el mundo, pero claramente cualquier cosa que sea especulativa y que no tenga ningún respaldo puede ocasionar eso, apuntó el Presidente del Grupo Aval.

Sarmiento les dijo a los colombianos que indiscutiblemente hay que creer en lo que tiene respaldo y garantía porque antes de cualquier inversión, lo más determinantes es saber realmente en dónde está la plata.

El tiempo pasará de manera inexorable y dirá si el Bitcoin y las otras monedas virtuales fueron un éxito o una virtual y duradera decepción.

Reformas tributarias, no deben diligenciarse en desespero

El Presidente del Grupo Aval, Luis Carlos Sarmiento Gutiérrez, habló también de reforma tributaria y sobre el tema opinó que la reforma que mayor impacto nocivo tuvo sobre el empresariado fue la de 2014 la cual se hizo en desespero para tratar de compensar de un solo golpe, unos ingresos demasiado importantes que se iban a perder por el problema del petróleo.

Aseveró que la de 2016 fue una reforma tributaria con mejores intenciones teniendo en cuenta aspectos que tienen que ver más con equidad porque en el país se habla mucho que en Colombia los ingresos fiscales en comparación al Producto Interno Bruto, PIB, o al total de ingresos de la nación son bajos y entonces llega el anuncio de más impuestos lo cual a criterio del banquero es un punto equivocado.

“Si bien, el total de la masa de ingresos tributarios es relativamente baja en comparación a otros países lo cual es cierto, lo real también, o muy diferente es en cabeza de quién se pagan la mayoría de los tributos. En Colombia los impuestos están muy concentrados en muy pocos contribuyentes y es por eso que cuando se hacen reformas tributarias que lo único que propenden es tratar de subirles las tarifas impositivas a los mismos que ya las pagan, estrategia que nunca va a dar resultados porque cuando lo hacen y les quieren sacar todo el jugo tributario a los empresarios, hay menores resultados, menos dinámica, volviéndose un círculo vicioso porque siempre volvemos a los mismos ingresos, pero como de costumbre siempre faltando recursos para superar los males fiscales”, especificó Sarmiento.

En ese sentido, dijo, la reforma de 2016 pese al ajuste del IVA que pasó del 16 al 19 por ciento, logró democratizar un poco la recepción de impuestos porque es importante que todo el país participe ya que Colombia dejó de ser el país en donde había tres personas con plata y 97 absolutamente pobres. Destacó que el país se ha creado una clase media muy importante, muy llena de aspiraciones que sigue creciendo. Agregó que lamentablemente esos derechos vienen acompañados de deberes y entonces ese resurgimiento de la nueva capacidad económica debe conllevar a un aporte fiscal.

“A mí la reforma de 2016 en el incremento del IVA tuvo una repercusión expresada en contracción de la demanda porque bajó la capacidad de adquisición y el poder de compra de los hogares. Eso por un tiempo causó una disrupción en la cartera de consumo y aceleró la morosidad en esa misma cartera, pero ya el tema se ha ido absorbiendo. No nos podemos olvidar que aquí los incrementos de salario mínimo son mayores que la inflación lo que compensa un poco, pero no inmediatamente, es paulatino y ya lo empezamos a ver”, indicó.

Aseguró que otros aspectos de la reforma de 2016 dentro de lo cual estaba bajar en algo el nivel de impuestos totales de renta que se les cobraba a las compañías hace parte de las buenas intenciones, pero allí las partes más onerosas de la reforma tributaria el ejecutivo las implementó de inmediato y las cargas de menor peso tributario, fueron implementadas a futuro empezando en 2018 o 2019.

Una consideración del Presidente del Grupo Aval es que con el cambio de gobierno, vendrá un nuevo ministro de Hacienda que buscará la forma de tapar el hueco fiscal y es allí en donde debe haber cognición y astucia pues Perú aplicó una teoría muy interesante que bajó los impuestos a todos, especialmente a las empresas porque al aligerar la carga tributaria a las factorías estas podrán contratar más gente y ser mucho más productivas lo cual permitiría una masa mayor de utilidades antes de impuestos sobre las cuales se puede aplicar un tributo menor lo cual fue muy positivo y les salió a las autoridades económicas peruanas.

En Colombia, precisó el banquero, lo que se dijo fue, “vamos a cobrarles más a los mismos” y por ello manifestó que sin saber quién vaya a ser el nuevo Presidente de la República, de los planes que ha escuchado y de las propuestas económicas sobre la mesa, hay un par de aspirantes que tienen planteamientos que pudieran resultar en algo parecido a una inyección de actividad al sector productivo que redundará en una mayor posibilidad de generar utilidades gravables.

“Esperemos a ver, yo no sé qué va a pasar, ojalá no siguiéramos con la tendencia de aprobar reformas por el afán. Nosotros hacemos en promedio una reforma tributaria cada dos años, no conozco qué otro país pueda tener esa dudosa buena reputación, entonces esperemos a ver que acontece, pero lo cierto es que hay diferentes maneras de tratar ese problema”, concluyó el Presidente del Grupo Aval.

Visto 1170 veces