Martes, 09 Octubre 2018 23:44

Crecimiento económico proyectado no da para hacer fiestas: Fecolfin

Por

Las cooperativas de ahorro y crédito reunidas en Cartagena dicen que a la economía nacional le falta mayor dinámica y manifiestan que el crecimiento actual puede tener visos de Enfermedad Holandesa.

Las cooperativas colombianas de ahorro y crédito expresaron su preocupación por el lánguido crecimiento que algunos expertos proyectan y que acercan dicha progresión al tres por ciento. El sector solidario considera que un PIB del tres por ciento es tacaño, poco sano y lamentable frente a los años que han pasado y que de nada han servido, amen de las reformas tributarias y fiscales que dejaron al país sin productividad y sin competitividad.

Algunos desde la tribuna cooperativa y desde el análisis económico precisan que todo lo anterior demuestra que hubo equivocaciones y que el modelo económico salió mal librado porque hoy Colombia tiene menos empresas, menos empleo y un panorama totalmente gris al tener en cuenta que la clase media pasó al tremendo listado de especies en vía de extinción y ni que decir de la clase más vulnerable en donde la dignidad dejó la casa hace muchos años.

Quizás no se equivocan quienes advierten que el crecimiento de hoy, que tiene a algunos muy optimistas, puede venir de una Enfermedad Holandesa ya conocida que dejó al país al borde de la quiebra económica y social porque el estado se concentró única y exclusivamente en los hidrocarburos, dejando de lado la agricultura y la manufactura como ingresos adicionales y de enorme oferta de empleo.

El Presidente Ejecutivo de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito, Enrique Valderrama Jaramillo, le dijo a Diariolaeconomia.com, que 2018 sin duda alguna no iba a ser el año de la gran reactivación, motivo por el cual hay que esperar otro tiempo para poder ver unas variables que inviten a sonreír, a soñar y a mirar unas curvas mucho más ambiciosas y dinámicas.

Según el dirigente gremial, los que más saben están hablando de un crecimiento cercano a tres por ciento lo cual, dijo, no es la panacea para Colombia porque si bien la economía no se está recuperando al ritmo que muchos desde el gobierno pasado estaban diciendo, hay un crecimiento modesto, pero nada igual al tres o al cuatro por ciento que se presagiaba desde la administración Santos.

“Hay una recuperación y eso no se puede negar, pero no como se esperaba ni llenando las expectativas que muchos tenían. Lo cierto es que este país tiene que crecer a una rata mucho más alta, y desde hace mucho rato del tres para arriba para poder ir equilibrando las cargas de la gente y sobre todo de las familias más pobres y vulnerables. Hoy hay que hacer una tarea juiciosa y pensando en dos dígitos”, expuso el señor Valderrama Jaramillo.

En la Quinta Convención Financiera Cooperativa que se cumple en la ciudad de Cartagena, el Presidente de Fecolfin sostuvo que por fortuna el nuevo gobierno trajo tranquilidad y credibilidad porque el clima de inversión automáticamente mejoró y volvió por sus fueros porque quedaron conjurados los temores y con un nuevo mandatario en la Casa de Nariño, volvió la tranquilidad a los agentes económicos y la reacción empezó a verse porque con la presidencia de Iván Duque las aguas turbias se volvieron mansas y las tormentas que caían por la incertidumbre igual están bajo control y sin generar sustos.

No dudo en el mejor comportamiento de la economía, pero aclaró que hay que esperar los anuncios de reforma tributaria y pensional para ver y analizar cómo impacta a la clase media y a los más vulnerables.

Sobre los anticipos de una posible reforma tributaria, Valderrama aseveró que tal y como se plantea para las clases menos favorecidas con la ampliación de la base tributaria, el mensaje no es bueno porque de todas maneras se ataca una franja de la sociedad que demanda bienes y servicios, pero que si resulta afectada, muy posiblemente dejará de comprar, como ya se vio en meses pasados.

Para el caso de las empresas, las noticias podrían ser muy buenas porque se habla de un incentivo para la pequeña y mediana empresa en donde entran las cooperativas que ven un alivio y una esperanza, precisando que de todas maneras hay que esperar un paquete integral desde el punto de vista impositivo.

Dijo que la economía igual se ha visto golpeada por los efectos del clima como efecto de la depredación del medio ambiente, ya que hay muchas personas tumbando árboles y masacrando selvas sin medir los impactos que esta devastación trae. Anotó que al paso en que va Colombia será muy pronto un desierto en donde la agricultura saldrá muy perjudicada porque sencilla y llanamente la naturaleza no perdona, lo cual es delicado.

Ahora los agricultores viven inmersos en la duda porque cuando cultivan sus productos no saben que vendrá súbitamente, si un Niño o una Niña, es decir que tienen que esperar fuertes sequias o unos inviernos inclementes que arrasan con lo que encuentren a su vertiginoso paso.

Destacó del señor Presidente de la República, Iván Duque, el discurso que presentó frente a las cooperativas, lo cual no pasaba desde hacía muchos gobiernos porque ahora no solamente fue mencionado sino que fue puesto como un instrumento válido para clamar por las injusticias colombianas.

“En esta construcción de políticas públicas, queremos que nos den participación para poder mencionar y presentar todas nuestras inquietudes. Estamos haciendo un documento muy importante para presentárselo una vez culmine la Quinta Convención Financiera Cooperativa, sobre todo pidiendo que haya estabilidad y que despoliticen los cargos públicos, como ya se está viendo, en la Superintendencia de la Economía Solidaria porque tuvimos diez superintendentes en ocho años, como quien dice ocho meses en promedio por Superintendente. Eso quiere decir que cuando una persona se sentaba y estaba medio aprendiendo del tema, inmediatamente era cambiado, pero reitero, ya vemos otros aires con este gobierno, eso hay que decirlo”, dijo.

Fecolfin indicó que el gobierno puede contar con el respaldo de las cooperativas de ahorro y crédito en toda su gestión, más sobre el papel trascendental que se le puede brindar al ejecutivo con toda la situación de arranque y replanteamiento del sector agropecuario.

Este evento al que han asistido los presidentes de Colombia ha sido de gran utilidad porque muestra una sinergia fundamental entre gobierno y cooperativas, alianza vital y de mucha importancia en ese afán de generar inclusión y tejido social.

Un tema que preocupa a Fecolfin es el de los corresponsales cooperativos porque mientras los bancos tienen 105.000 corresponsales, el sector cooperativo a duras penas llega a 232 corresponsales en donde once cooperativas han participado de la iniciativa, pero aclarando que una sola cuenta con 95 corresponsales mientras que el resto está diseminado en pocas partes.

“Este es un instrumento muy importante para llegar a las zonas de difícil acceso y definitivo para el progreso. Creo que nos hemos dejado invadir de los bancos y nos ha faltado la valentía de crear una serie de corresponsales en el país, más cuando hay una serie de ofertas técnicas y tecnológicas como el software, Internet y tercerización de todos los tamaños como también de todos los gustos. Necesitamos que las cooperativas despierten y empiecen a trabajar en el tema de los corresponsales, herramienta útil porque permite tener puntos de contacto con los asociados a quien se le puede facilitar y abaratar una operación que puede realizar con toda la comodidad y la seguridad del caso”, afirmó el presidente de Fecolfin.

Casualmente el lema de la Quinta Convención Financiera Cooperativa que avanza en el Hotel Estelar Centro de Convenciones, es “Finanzas de Calidad para Todos” y a ella asisten 400 dirigentes, administradores y colaboradores del sector cooperativo con actividad financiera.

A criterio de Valderrama Jaramillo, el sector cooperativo atraviesa por una serie de dificultades por falta de apoyo estatal, circunstancia que resulta injusta si se tiene en cuenta factores que derivan de las cooperativas como confianza, buen gobierno, valores, ética y credibilidad, lo cual deprime cuando se les quiere impedir el desarrollo a este modelo financiero que ha mostrado sus bondades en países de avanzada e inclusive en algunos que en plena vía de desarrollo, han encontrado eco y efectividad en el esquema cooperativo porque fortalecieron su oferta interna y dieron el salto a las exportaciones, tarea que no se puede desconocer. De todas maneras por lo dicho por el Presidente Duque y por el gobierno, las cooperativas están construyendo la prosperidad colectiva que quieren los colombinos, todos.

“Le apostamos todo al presidente Duque. Le creemos, pero son muchos los problemas que tenemos, verbigracia, la diferencia entre los seguros de Fogacoop y Fogarín en materia de cobertura y tasa; de igual manera vivienda, con los subsidios de Mi Casa Ya; Findeter, que redujo, y en algunos casos suspendió los cupos de redescuento para las cooperativas de ahorro y crédito. Hay estigmatización con las libranzas y una intromisión excesiva de otras superintendencias en la supervisión. Estamos muy confiados. Un estímulo más, fue haber formalizado la bancada accidental del cooperativismo y la economía solidaria, en reunión entre dirigentes del cooperativismo colombiano y doce parlamentarios de diferentes partidos políticos”, declaró Valderrama Jaramillo.

Cabe precisar que en lo corrido de 2018, el sector cooperativo con actividad financiera reporta 189 entidades, de ellas 181 son cooperativas de ahorro y crédito, cinco financieras, dos bancos del sector cooperativo, Coopcentral y Coomeva y una compañía de financiamiento comercial muy consolidada como Juriscoop.

El sector suma cuatro millones de afiliados y cuenta con un indicador de cartera muy sano toda vez que ha disminuido hasta llegar a 5,1 por ciento. El tema de cobertura o capital disponible para responderle a los afiliados está en 105 por ciento, indicador que ratifica confianza, la solvencia que tiene una exigencia del nueve por ciento, está hoy en 27 por ciento.

Las cooperativas de ahorro y crédito tienen una cartera de 11 billones de pesos, unos activos que valen 13,5 billones de pesos, un patrimonio de cinco billones y unos depósitos que llegan a los 7.3 billones de pesos. El capital institucional que es la reserva inajenable e irrepartible suma 1,5 billones de pesos.

Visto 478 veces