Miércoles, 10 Octubre 2018 21:36

Criptomonedas y token podrían imponer una nueva forma de mercado

Por

Diversas comunidades con afinidades en su manejo de moneda virtual podrían establecer un tipo de mercado utilitario con los tokens, una puerta legal al dinero virtual.

Analistas y técnicos del mundo de las finanzas aseguran que con la era digital el mundo entró en una nueva tónica, en esa de hacer transacciones y negocios con dinero no emitido que le da más celeridad a la economía y mayores opciones de rentabilidad, más ahora con la eras de las criptomonedas que bien pueden usarse en el mercado de los tokens, eso sí de manera especializada y por sectores en donde algunas comunidades saquen provecho de la afinidad con el dinero virtual y le den vuelo a una nueva forma de ganar dinero.

En charla con Diariolaeconomia.com, el analista y experto en mercados virtuales, Oscar Antonio Bazoberry, precisó que en principio bitcoin es un tipo de token, entendiendo que este término está relacionado con aparatos electrónicos al que tienen acceso a usuarios autorizados de un computador para hacer más rápido y sencilla la autenticación. De igual manera la palabra token está asociada a monedas, vales o fichas que son usados para acumular moneda de diversos metales.

No sobra decir que mientras una moneda es emitida por un gobierno o un banco central que la pone en circulación para operaciones de compra y venta de bienes y servicios bajo una estricta regulación y política monetaria, el token es un medio de pago con uso condicionado o restringido el cual llega al mercado tras ser emitido por empresas del sector privado, en síntesis, el token no es un dinero que tenga un curso legal en opinión de algunos.

Según el experto los tokens se pueden clasificar en tres modalidades o monedas como bitcoin, ethereum, tokens utilitarios y los respaldados por instrumentos financieros. Para el caso de la teoría que defiende Bazoberry, hay tokens respaldados por productos o servicios para comunidades de valor.

“Al modelo le llamamos comunidades o cadenas de valor comunitarias, entonces lo que abocamos es la formación de estas comunidades y la tokenización del producto de estas comunidades para facilitar la entrada de liquides a las colectividades y por ende facilitar el incremento de productividad de las personas con afinidades productivas o monetarias.

Un ejemplo claro puede ser la ruralidad en donde una persona que quiera adquirir un tractor lo puede hacer con bitcoin, y si es del caso otros bienes de capital para el mejor desempeño de su actividad. De igual forma si el agricultor hace parte de una comunidad de la cual también miembro el que vende los fertilizantes, o quizás la cooperativa que presta a esa colectividad, puede emitirse un token sobre la base de una comunidad creada y consolidada, que cuenta con el respaldo del producto de los agricultores llámese maíz, soya, trigo u otro cultivo.

Comentó que esa liquidez o ese capital puede ser prestado por la comunidad al agricultor para que adquiera más fertilizantes, para que mejore su productividad y en síntesis para optimizar el ciclo económico.

Un token en una comunidad tendría el nombre de dicha asociación pues si es de agricultores podría llamarse Token Agro y efectivamente facilitaría la liquidez y un intercambio de valor en la comunidad con lo que ganaría y de mantenerlo subiría no solamente el valor de la producción sino el del token, como quien dice que todo el mundo gana ya que todos están involucrados en el negocio, no solamente quien empaca el cereal, o quien lo importa, no, allí, dijo Oscar Antonio Bazoberry, todos obtienen una utilidad.

“El tema no es como hoy en día en donde única y exclusivamente gana el que da el último valor agregado, el especulador o el intermediario, en este caso gana toda la comunidad”, expuso el experto quien acudió a la V Convención Financiera Cooperativa en Cartagena.

Al avanzar en la plática, Bazoberry dijo que el token es el principio de la transformación hacia una nueva economía porque muy seguramente van a quedar atrás las maneras convencionales de transar. El sistema, dijo, es muy conveniente y allí el modelo de tokens que facilita la creación de comunidades, ya sean locales o transnacionales, empezará a democratizar el uso de capital y a democratizar el valor pues por primera vez existe la posibilidad de que cada ente productor gane de su trabajo y de una cadena de valor que parte de su actividad.

Una ventaja es que los tokens no tienen fronteras y sin ningún problema, con los tokens un agricultor en Colombia puede adquirir fertilizante en Rusia, semillas o crear un mercado para esos tokens en donde el valor va subiendo de acuerdo a la productividad de la comunidad.

Ese choque de trenes entre los bancos centrales y los impulsadores de los tokens y las criptomonedas, per sé, está llegando a un punto de saturación por lo que se espera una pronta reconciliación y una sinergia en donde los bancos centrales deben convivir con una moneda digital que de alguna manera debe tener un tipo de regulación que garantice transparencia como de hecho pasa, para que que los bancos emisores estén conscientes del nivel de transaccionabilidad con estos nuevos tokens y así se pueda pagar impuestos y llevar la contabilidad de un nuevo activo que el Banco central debe promover en lugar de atacar.

El rechazo, muy a pesar de la transparencia, ocurre porque los tokens empiezan a limitar la acción de un banco central de imprimir billetes cuando le dé la gana, entonces tarde o temprano los dos modelos terminarán como complementos, empero al principio habrá alguna reacción por falta de conocimiento por encima de todo.

Hoy las monedas virtuales, los tokens y la nueva forma de hacer negocios tiene temblando a más de uno como por ejemplo la Reserva Federal y otros bancos emisores que ven en el nueva era una amenaza.

“Di un slime de la Reserva Federal en donde la mitad de sus activos realmente son basura, entonces si empiezas a poner cierto control y si el ciudadano de alguna empieza a controlar sus bancos centrales. Nunca nos hubiésemos soñado que, con la llegada de esta tecnología, cada persona determinara o decidiera como debe funcionar el sistema económico y monetario, pero sin estar en las manos de un Banco Central que quizás hoy en día no sea ya relevante. Una vez que esto logre cristalizarse y tenga el respaldo de algo concreto, cada comunidad está respaldando su manera de intercambiar valor con productos y servicios específicos, en donde no haya la chance de especular o de imprimir dinero sin control”, anotó el técnico boliviano.

Manifestó que negarse a las nuevas tendencias de monedas o negocios implica hacer caso omiso de la tercera revolución industrial o de las bondades de la era digital. Oponerse a la evolución electrónica o de negocios es querer seguir en el trueque y en todos los sistemas añejos de comercio como el oro y el billete que no es fácil de controlar por todo ese tema de lavado de dinero.

“Este token que es toda una expresión matemática digital es muchísimo más inteligente y más fácil de manejar para los gobiernos en aras de la transparencia y de saber que pasa en la economía porque con los billetes de papel moneda no hay certeza de cómo son utilizados lo que explica el por qué hoy tenemos problemas serios con lavado de dinero”, escribió Oscar Antonio Bazoberry.

El también ingeniero concluyó que la ventaja es que con los token se avala total transparencia porque cuando las transacciones están en blockchain están ahí eternamente y sin límite en el tiempo pueden ser auditadas pues existe la facilidad de seguirlas fácilmente de tal manera que ofrece una inigualable transparencia.

Visto 214 veces