Jueves, 11 Octubre 2018 22:46

Colombia debe adoptar el modelo de desarrollo alemán: Palacio Mizrahi

Por

El movimiento Colombia y Justa dice que solo en ese sistema encajan las cooperativas y todo un modelo de inclusión social.

Un sector del Congreso de la República confirmó compromisos de fondo con el sector cooperativo colombiano y no por coyuntura en vista que hoy Colombia necesita con urgencia el fortalecimiento de la sociedad civil para que haya un verdadero desarrollo y crecimiento económico que pueden encontrar un aliado en el cooperativismo que sigue encarnando un valor esencial en el adelanto de todos los países.

El Senador de la República, Edgar Enrique Palacio Mizrahi, habló con Diariolaeconomia.com, y sostuvo que muy a pesar de que el cooperativismo ha resultado una herramienta vital en el progreso de las economías desarrolladas e inclusive de las emergentes, ha tenido miradas de desdén en Colombia y se le ha tratado con visible distancia por falta de cultura empresarial cooperativa y un lío también institucional toda vez que ha faltado democracia en favor del sector solidario por unos miedos infundados y que no permiten que otros sectores entren a competir en el mercado.

Expuso que las cooperativas, que son un grupo de personas, han salido mal libradas por una posición mal sana que ha visto un espaldarazo por tal motivo en los estratos dos y tres que siguen mostrando solidaridad con un sector cooperativo que rema contra la corriente y contra los intereses de unos monopolios que siguen en el mercado y que ven amenazadas sus ganancias.

Dejó claro el Congresista que, por mandato constitucional, las cooperativas tienen cabida en la economía ya que estas quieren llegar a todos los sectores y no quedarse en la comodidad de negociar con los que mandan en los recursos del país. Sobre ese contexto, el parlamentario consideró urgente propender por equidad para que las cooperativas puedan crecer y desarrollarse.

“Hay un trabajo espectacular del cooperativismo y que debe reconocerse en vista que llega a donde no hace presencia la banca. Aquí no hay nada que temer porque sencillamente son sectores distintos, luego hay que decir que no se puede limitar la riqueza porque si somos capaces de enriquecer a los ciudadanos, enriquecemos al estado, pero hay unas restricciones en las leyes que precisamente ponen frenos y no propenden por la igualdad de competencia”, declaró el señor Palacio Mizrahi.

Ante el eterno interrogante de por qué Colombia trata de desechar un modelo económico basado en el cooperativismo que ha mostrado ser un bordón para el desarrollo, a cambio de otro, muy aperturista y que de alguna manera fracasó o colapsó como lo aseguran los analistas económicos, el Senador dijo que la legislación tiene una obsolescencia de más de veinte años lo cual obliga a sacar una ley fresca y en favor del cooperativismo, que seguramente tiene más amigos en el Congreso que ven en ese modelo crecimiento, inclusión y prospectiva.

“En el Congreso es muy factible que haya solidaridad por parte de otros miembros de las corporaciones legislativas con un sector esencial en la sociedad de mercado toda vez que Colombia requiere de entornos mucho más justos y más equitativos que a su vez pide cuatro condiciones tales como igualdad de derechos, porque la ley nos trata a todos como iguales y aquí no hay igualdad de derechos garantizados por el estado de derecho, de igual forma se requiere igualdad de oportunidades y también material para que haya mayor equidad con el acceso de sectores más populares, desfavorecidos en la economía para que puedan crecer económicamente”, apuntó el Senador.

Palacio Mizrahi dijo que en materia de impuestos en donde hay una injerencia directa del legislativo para impulsar un mejor trato a las cooperativas que sin duda alguna asumen elevadas cargas impositivas. Enfatizó que, en la lógica de la democracia del Congreso, está negociar los diversos intereses y allí por lo general hay acuerdos de voluntades porque, aunque se respeta la perspectiva de cada quién, de todas maneras, hay un respeto por los resultados cuando hay votaciones, lo cual sugiere una limitación para sacar adelante todos los intereses de los colombianos y de los diversos sectores.

Manifestó que, dadas las condiciones, tiene una convicción y es que hay que hacer una reforma tributaria estructural y no una iniciativa paliativa que soluciones las necesidades del momento. Su partido presentará o acompañará una reforma justa y progresiva que no resulte regresiva o que afecte al ciudadano, sino que caso opuesto apunte a una verdadera justicia.

“Hay que gravar más al capital porque la diferencia es entre personas y no entre instituciones lo que obliga a mirar una reforma tributaria de fondo que permita que el que tiene menos pague menos y que quien tenga más pague más, eso sí de una manera proporcional, reportando su actividad financiera en el momento”, dijo Palacio, invitado a la V Convención Financiera Cooperativa 2018.

El proyecto que es estructurado en la Unidad Técnica Legislativa de la Comisión Tercera del Senado, sigue dándole forma a una reforma coherente con la realidad de los colombianos y buscando dinámica económica y no una contracción de la demanda que afectaría al estado poniendo en firme el principio aquel que sale más costoso el remedio que la enfermedad.

Recalcó que, en un Estado Social de Derecho, el gobierno no puede castigar a ningún sector por la irresponsabilidad administrativa de los ejecutores del presupuesto en vigencias y en gobiernos pasados, pues como es el caso de los estudiantes universitarios a quienes se les tiene que responder para ellos y su universidad lleguen a feliz término en octubre, noviembre y diciembre.

“Este ejemplo lo traigo, las cosas no son fáciles y el tema es que hay líos estructurales y coyunturales que en el ámbito económico muestra desfinanciación en varios frentes y que debe ser tenido en cuenta por las cooperativas, por las que mucho hay que hacer desde el Congreso”, escribió Palacio Mizrahi.

Sobre el modelo económico, dijo que hay que revisar aspectos en dónde se mire la economía de mercado y cuales aspectos funcionan o no, pues hay necesidad de compromisos y de convicciones porque la economía incluye una interacción entre seres humanos movidos por valores y por lo tanto se necesitan insumos trascendentales como la verdad, la honestidad, el compromiso, la transparencia y la probidad para que la economía funciones tal y como pasa en Japón, en Alemania y en Sur Corea.

En su opinión, esos valores en una economía de mercado, enriquecen y permiten el crecimiento, luego hay un tema más de fondo en ese sentido.

Esa brecha que otrora era entre ricos y pobres y que ahora es entre ricos y miserables, es un tema que no debe pasar inadvertido en el Congreso ni en ningún otro escenario. Ante esta realidad, Palacio consideró muy adverso el marchitamiento de una clase media que ofrece estabilidad a la economía de un país y expresó que por fortuna en Colombia aún hay bordes de esperanza como se palpa con el Presidente, Iván Duque, que debe apelar a las reformas estructurales para cambiar el modo de desarrollo que el país ha tenido.

Sobre el tema dijo que Venezuela es una prueba fehaciente de que cambiar por cambiar no es tan efectivo en vista de los lamentables saldos que muestra hoy que el socialismo bolivariano no logró dar resultados, demostrando que en la práctica no es viable. De igual manera indicó que la economía de mercado ha mostrado sus debilidades que podría encontrar soluciones adoptando el modelo de desarrollo alemán, ajustado por su puesto, al contexto colombiano, pero que se mueve en una economía social de mercado, modo en el cual juega un papel determinante el cooperativismo.

Las medidas y los cambios deben llegan porque económica y socialmente, Colombia va pareciéndose a Venezuela, pues en inclusión e igualdad hay unos desajustes tan agudos que hoy el país camina peligrosamente por la cornisa, demandando decisiones inteligentes y el acompañamiento de toda una nación unida en torno a un verdadero desarrollo.

Visto 135 veces