La decisión contó con la aprobación de cinco miembros de la Junta. Los dos restantes votaron por mantener la tasa.

Las proyecciones del precio del petróleo y de los términos de intercambio para lo que resta de 2017 se redujeron, pero siguen reflejando aumentos respecto a los promedios registrados en 2016.

Las expectativas de inflación de los analistas para diciembre de 2017 y 2018 se sitúan en 4,45% y 3,57%, respectivamente.

Sorprendente decisión del Banco Central si se tiene en cuenta que la caída en los niveles de los tipos de inflación era esperada para 2017. Expertos aseguran que la medida empieza a llenar el tanque de oxígeno para reactivar la demanda.