Es la más alta en categoría de riesgo existente para la deuda de largo plazo, y el BRC 1+ representa la categoría más alta entre los grados de inversión.