Este beneficio o prestación social puede ahorrarse o apagar incendios financieros que no se cubren solamente con el salario. La idea es no despilfarrarla.