La entidad multilateral dice que el transporte colombiano es ineficiente lo cual implica una desventaja competitiva para las empresas nacionales.