Para el analista económico, la situación es muy compleja porque el país está agudizando su pobreza con unas reformas económicas que resultaron nocivas y contractivas. La triste realidad, cada niño que nace debe $10 millones.

La situación se ha vuelto más que compleja porque los precios los quiere imponer la industria molinera que amenaza con traer arroz de otras latitudes si el cereal no es vendido a los precios que ellos consideran favorables.