Es un dilema para las empresas escoger entre desarrollar su propio software de facturación electrónica o seleccionar un operador tecnológico para que se encargue de esta función.