La seguridad informática es responsabilidad de todos los actores que participan en la cadena: proveedores, usuarios, compañías, entidades financieras y legisladores.