El enfriamiento de la economía es demasiado agudo y los colombianos perdieron la confianza, motivo por el cual se contrajo la demanda interna a tasas alarmantes. El banco dice que llegó la hora de abrir el debate sobre como bajar los intereses.