Avances tecnológicos han desplazado los molestos tratamientos convencionales para pacientes con diabetes.