La inversión en infraestructura tendría que aumentar en un 42% para poder satisfacer las necesidades previstas para 2040 básicamente en carreteras.