Inversionistas latinoamericanos que buscan adquirir bienes raíces en el Estados Unidos se verían favorecidos con la reforma fiscal que propone el mandatario.