Los productores del campo tienen las alertas encendidas, varios abandonaron el negocio con la llegada de leches y derivados lácteos. Nueva Zelanda, la nueva amenaza.

La medida, según los productores, a todas luces injusta, inapropiada, inoportuna y perjudicial, afecta un sector que depende de mayor dinámica.

Productores preocupados por un eventual impacto del precio hacia la baja con efectos económicos y sociales considerables.

El sector lácteo de Colombia aseguró que podría tener los días contados si el gobierno no interviene. Las importaciones hacen estragos y generan quiebras.