Esta casa de joyas y lujo atiende un mercado desde hace 125 años cuando su fundador vió en Bogotá una ciudad de ensueño y pletórica de oportunidades amen del frío de noches y madrugadas y de los procesos de amoldamiento político.