Existen riesgos en el escenario internacional que pueden afectar el ajuste ordenado del déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos.

La demanda externa, sostuvo, sigue débil y se espera que su crecimiento sea algo mayor que el registrado en 2016. En este entorno, las primas de riesgo país han subido y el peso se ha depreciado frente al dólar.

Publicado en Banca y finanzas
Viernes, 28 Abril 2017 21:11

Emisor apostó por nueva baja en las tasas

El Banco Central priorizo una mayor dinámica en la economía y manifestó que seguirá vigilante en el comportamiento económico y demanda de crédito.

El equipo técnico redujo el crecimiento estimado más probable para todo 2016 desde 2% a 1,8%, contenido en un rango entre 1,6% y 2,0%.

Emisor prevé que están dadas las condiciones para tener una inflación por debajo del 4% en 2017 y un déficit en cuenta corriente del 5.3%.

Las nuevas cifras de actividad económica sugieren que el crecimiento del producto en el segundo trimestre del año será similar al registrado en el primero.

Los fuertes incrementos en los precios de los alimentos y el traspaso parcial de la devaluación pasada a los precios internos siguen ejerciendo presiones sobre la inflación.

El banco Central sigue preocupado por la inflación y prevé crecimiento del tres por ciento.

Las cifras de actividad económica mundial continúan reflejando una dinámica de la demanda externa débil e inferior a la observada en 2014.

En los Estados Unidos, las ventas al por menor reportaron una variación de 0.1% en octubre, inferior a lo esperado por el consenso de los analistas (0.3%).

Página 1 de 2