El 84 % de estos recursos se colocaron para la modernización de las actividades de producción, el 10 % por ciento para transformación primaria y el 4 por ciento para comercialización en todos los agrosectores.

Dentro de los acuerdos colombo-brasileños para mejorar genética ganadera se contempla más producción de carne y leche con tecnologías limpias.