Un estudio revela que muchas marcas quieren llegar a Colombia por la expectativa que el país cafetero genera, sin embargo, las cambiantes reglas de juego no ayudan.