El proceso de transformación es integral desde su imagen, sus menús y su servicio desde el espíritu de la milenaria gastronomía italiana.

Esta industria tiene raigambre ancestral y cultural que identifica a una región que ha encontrado en este bocadillo una forma digna y muy particular de generar empleo, crecimiento y desarrollo.