Sábado, 29 Julio 2017 03:00

Competitividad y leyes van de la mano en inversión: Norton Rose Fulbright

La reconocida firma de abogados considera que la competitividad, de cara a atraer capitales frescos y a tener éxito con los TLC está en garantizar reglas de juego estables, menos normatividad, transparencia y tranquilidad contractual.

Por 

La inversión habitualmente se rige por las condiciones de estabilidad política y jurídica que brinde un país y de manera paralela las inyecciones de capital las determina un ambiente de tranquilidad y un escenario propicio para los negocios en donde la ley sea aliada de los capitalistas y no un palo en la rueda como acontece en varias latitudes. Para los expertos una legislación adecuada y unas reglas de juego estables hacen parte de la competitividad, ese término tan crucial en estos tiempos de libre comercio.

La internacional firma de abogados, Norton Rose Fulbright con operaciones en Colombia desde hace siete años considera que asesorar las empresas en derecho y en todo lo que tiene que ver con los ámbitos jurídicos para contratar, licitar o participar de la riqueza así como del desarrollo, debe tener lineamientos muy claros en asuntos jurídicos y las empresas hacen uso de esta oferta de servicios profesionales para contar con una verdadera estrategia de prevención de cara a no experimentar contratiempos por el desconocimiento de la ley o de las reglamentaciones que rodean los negocios y las inversiones.

El Gerente General de Norton Rose Fulbright en Colombia, Mauricio Zagarra Cayon, le dijo a Diariolaeconomia.com que uno de los inconvenientes en Colombia es que hay demasiada regulación la cual sale por decretos, resoluciones o conceptos expedidos por las autoridades bien sea por otro tipo de autos que hace que la normatividad sea excesiva lo cual obliga a que un empresario extranjero o nacional que quiera hacer negocios tenga una inmejorable asesoría legal lo que implica advertencias por el incumplimiento de la norma, pero de igual manera que le diga que excepciones hay y que cosas diferentes puede hacer sin maltratar la ley.

Comentó que la legislación colombiana, no solo es cuantiosa sino que cambia muchísimo lo cual resulta complejo para cualquier inversionista extranjero porque no tiene claridad ni certeza en lo que tañe con las reglas del juego toda vez que cuando se hace la inversión hay unas condiciones, pero con el tiempo estas cambian como es el caso de los temas tributarios que van variando reforma tras reforma alterando las proyecciones de los inversionistas que deben acudir a los cambios o los ajustes. Esos cambios, precisó Zagarra, si son muy grandes generan controversia, pero hay otros como el alza en el IVA y en diversos frentes que son quizás menores y que tan solo conllevan a replantear el plan de negocio.

Norton Rose Fulbright dijo que contrario a lo que muchos pueden pensar hay empresarios que ven en Colombia un destino afable de inversión porque hay más facilidad en algunos frentes o trámites que inclusive ya se hacen por línea porque el gobierno ya está en red lo cual facilita muchas tareas y tramites como por ejemplo diligenciar un certificado de libertad o un certificado de Cámara de Comercio que son expedidos en minutos.

“En síntesis, hay más facilidad en algunos trámites y en determinadas cosas para los inversionistas extranjeros pues no en vano varios gobiernos están interesados en reducir esas gestiones, en acortar los tiempos y en hacerlas más sencillas, es decir que no se tenga que firmar y ponerle sello a todo, de otro lado hay mucha normatividad que enreda los negocios y que los hace más complejos, y esos son aspectos que deben decirse para poder mejorar”, declaró el señor Zagarra Cayon.

Para no ir tan lejos el mensaje de la firma es claro, no por tener tantas leyes se es más efectivo y más competitivo, en vista que se pueden acortar caminos por la vía jurídica, haciendo de las leyes, unos instrumentos eficaces y muy versátiles que impulsen la inversión lo que en resumen quieren decir que en derecho y en jurisprudencia, la calidad está por encima de la cantidad y de todo aquello que en alto número de vuelve complejo y poco confiable.

El jurista exteriorizó que hay un área que amerita una revisión perentoria del gobierno y es la minería porque esa locomotora está algo frenada por decirlo de alguna manera porque si bien tiene un piso jurídico y una Agencia Nacional de Minería, ANM, no ha sido posible aclarar el panorama para que un inversionista extranjero invierta con tranquilidad.

Estimó que a la minería y a los recursos naturales en sí, hay que agregarles asuntos complejos como los temas ambientales, las consultas previas a comunidades y municipios antes de hacer una inversión que impacta a una región o a un país. El abogado defendió las licencias ambientales porque si bien la inversión es importante, el país y el estado debe salvaguardar el ecosistema.

Sobre este complejo tema, el profesional aseveró que es urgente que las licencias tengan pronta diligencia al igual que la consulta previa con las comunidades en donde el procedimiento sea claro y fácil de cumplir para que el inversionista pueda trazar su inyección de capital y considerar ítems como la utilidad, la tasa de retorno y el plan estratégico de esa apuesta.

Amplió, a propósito del espinoso escenario, que la fecha hay algunas áreas en nebulosas lo cual demanda la atención del ejecutivo para aclararlo y despejarlo con el fin de definir las condiciones de la inversión y poder por este medio garantizar tranquilidad y renta.

Los amparos administrativos merecieron una mirada del experto y sobre este asunto que ha generado tanto desencuentro, el jurisconsulto señaló que con el tema pudo haber una mala lectura lo cual hizo complejo el entregar grandes extensiones de tierra para la explotación minera en donde muchos alegaron la violación a la propiedad privada.

Otro tema a considerar, expuso, es la minería ilegal que afecta gravemente al país y al inversionista que hace las cosas al derecho y que actúa al amparo de la legalidad.

“Se necesitan medidas urgentes, aclarando que no es un tema fácil el cual se quiera simplificar porque el problema es complejo en donde hay mucha gente involucrada y demasiadas comunidades que viven de este tema que es político, social y económico en dónde hay mucho por hacer y en donde hay asuntos por corregir. Hay que decir que estas temáticas son usadas para manipular los intereses de ciertos sectores en detrimento de una actividad económica legitima como la minería y por ello es necesario revisar y hacer claridad en ese sector”, dijo Mauricio Zagarra Cayon.

En lo concerniente a páramos, el legista explicó que estos deben ser protegidos y preservados, pero dejó claro que en materia legal hay que tener en cuenta cuales fueron los derechos que ya estaban adquiridos, como era la adjudicación con anterioridad y como se concesionaron o entregaron las áreas. 

Un ejemplo claro lo da el petróleo toda vez que ya expiran las reservas porque los cálculos no dan para los cinco años y por ello, dijo el abogado, hay que buscar normas que permitan que los inversionistas extranjeros ingresen a Colombia, exploren y ojalá encuentren yacimientos grandes para conjurar el fantasma del desabastecimiento y devolver así una tranquilidad que actualmente no hay. Lo mismo pasa en minerales, en gas y en otros recursos y por eso el trabajo de Norton Rose Fulbright apunta a encontrar soluciones que le despejen al país las tantas dudas que surgen de lo contractual.

El Gerente de la internacional firma de abogados, vio con buenos ojos el hecho de que el estado hoy está siendo más cuidadoso y está buscando reglas mucho más claras lo cual es visible en infraestructura y en todo el tema de las concesiones y la contratación en donde la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, ha hecho que la contratación sea más expedita.

“Todo lo que tiene que ver con contratación pública debería ser así, hoy vemos que la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, también ha sacado nuevos acuerdos para incentivar la inversión extranjera, pero todo este conjunto de normas tan solo son viables en conjunto y allí el gobierno debe incentivar la inversión como política de estado y eso conlleva a tener normas cada vez más claras lo que sin duda se ha hecho en los últimos años, razón por la cual somos un país muy atractivo para la inversión extranjera directa”, especificó Zagarra.

Un futuro alentador

El representante en Colombia de Norton Rose Fulbright, Mauricio Zagarra Cayon, dijo que la perspectiva del país es alentadora porque la nación va por la senda correcta, no solamente en la protección de la inversión extranjera y de propender por unas reglas claras de juego sino también en temas difíciles y controversiales como los acuerdos de paz que ya arrojaron un resultado con las Farc y que se aguarda, lleguen a buen puerto con el ELN, porque con un país tranquilo hay mayor seguridad y certeza a los colombianos y a quienes quieren apostar desde el extranjero por una Colombia próspera a través de sus inversiones.

Expresó que con una línea como la que lleva el país en su política de paz y en la que tiene que ver con incentivar la economía, Colombia en cinco o diez años tendrá mucha más inversión extranjera generando empleo y haciendo crecer al país a tiempo que habrá mayor fortaleza para ofrecerle al mundo productos y servicios, una oferta generosa que puede ser aún mejor con políticas sectoriales de estado que se mantengan en el tiempo porque tristemente con cada cambio de gobierno algunos temas básicos cambian toda vez que son importantes la continuidad y la estabilidad.

Derecho, un mercado saturado

Al abordar el tema del mercado de abogados en Colombia, Zagarra dijo que actualmente se puede decir que hay superávit de abogados porque son muchos los que se gradúan año tras año de las diferentes universidades que brindan el programa.

Conceptuó que infortunadamente hay muchos profesionales del derecho que invirtieron más de cinco años en sus estudios y no logran encontrar un trabajo que les ofrezca un ingreso medianamente decente. Anotó que por esa sobreoferta de abogados es que se encuentran muchos juristas conduciendo un taxi, un Uber o en cualquier otra actividad económica tal y como pasa en todas las profesiones lo que no deja de ser una lástima porque se pierde todo un cúmulo de conocimiento especial que se ahoga en el estrecho mercado laboral que prácticamente no los deja ejercer.

Dijo que independiente de todo el buen abogado, ese que se preparó de manera juiciosa, que se actualizó y que marca diferencias muy seguramente va a sobresalir bien sea con su propia firma, trabajando con una empresa o en un bufete grande y de prestigio.

“Los buenos abogados van sobresaliendo, pero eso no quiere decir que no haya muy buenos juristas en esa masa de profesionales a la que no se le dio la oportunidad, la verdad si hay superávit y eso dice que hay que crear más fuentes de empleo para ubicar a los que salieron o los que están saliendo de las universidades, ese es un problema que hay que atender”, precisó.

La ética por encima de todo

En opinión de Zagarra Cayon, el comportamiento vertical y la conducta de los abogados de Norton Rose Fulbright es todo un credo, a tal punto que la firma tiene su propio código de ética el cual es muy estricto toda vez que la empresa va desde el chequeo de conflictos para saber que no hay inhabilidad o intereses cruzados a la hora de representar un cliente lo cual es complejo porque la firma tiene 58 oficinas en el mundo y 4.000 abogados, empero Norton cuenta con un centro especializado para hacer los estudios a que haya lugar en este frente y así darle toda la tranquilidad a sus clientes.

La empresa es muy estricta a la hora de conocer sus clientes y por eso verifica que estos no tengan mácula alguna como por ejemplo que estén en registros complejos como la lista Clinton y otros que al final de día den buena cuenta que los dineros que maneja el interesado son limpios y bien habidos.

Otro mandato en la firma es la prohibición que tienen los abogados para comprar papeles o acciones de una compañía luego de contar con información privilegiada, es decir que un abogado de Norton Rose Fulbright, no puede adquirir bienes o títulos en bolsa de una empresa que esté asesorando la prestigiosa firma sin contar con una aprobación previa de la casa matríz. Ahora bien el jurista puede ingresar al mercado de valores y comprar acciones, pero informando y obteniendo permiso previo de la firma de abogados para hacer su inversión.

“Para nosotros es muy importante que se cumpla con este código de ética y debo aclarar que hay muchas más prohibiciones o restricciones como pagar a funcionarios públicos o permitir que los clientes trasgredan la ley, a grandes rasgos, el asunto es de dar asesoría con toda la honestidad posible, que en este caso es total”, indicó el Gerente General de Norton Rose Fulbright en Colombia.

El abogado dijo que lamentablemente hay un flagelo que azota al mundo entero, pero especialmente a Latinoamérica y es la corrupción como ha quedado plasmado en casos como Odebrecht, Interbolsa o los famosos Panamá Papers. Lamentó que cada vez más los funcionarios públicos están recibiendo sumas importantes por aprobar un proyecto, revisar un contrato o avalar concesiones viales cuando ese es en principio su trabajo. En esos casos espurios, anotó Zagarra Cayon, se mueven sumas increíblemente grandes lo cual preocupa a la transnacional de abogados y los hace cuidarse mucho en temas que tienen que ver con la probidad y su debida adopción.

Cabe anotar que en Colombia, Norton Rose Fulbright, es una firma especializada en dar consultoría porque no todos los abogados son litigantes, sin embargo el vocero aclaró que si hay litigio se hace uso de firmas externas muy expertas en llevar casos o demandas.

“En Colombia nosotros lo que hacemos es dar asesoría y consultoría a los clientes que quieran invertir en el país, que quieran optimizar sus negocios y crecer fuera. Es por eso que damos indicaciones a los empresarios que nos consultan en temas que tienen que ver con compra de factorías como también en asuntos laborales, impuestos, asuntos contractuales, corporativos, societarios y propiedad intelectual, para litigio usamos firmas externas, pero estamos buscando la manera de fortalecer el área interna de litigio que nos permita ampliar el portafolio de servicios para la comunidad empresarial e inclusive para personas naturales”, añadió.

Finalmente dijo que desde la tribuna del derecho la gran preocupación sin duda es la falta de estabilidad en las reglas de juego porque si estas se respetan sería ideal para todos, pues de un lado una firma como Norton Rose Fulbright prestaría una asesoría mucho más fácil y para los inversionistas.

“Me preocupa que en algunas áreas esa claridad todavía no es tan translucida porque en leyes el tema no es número sino eficacia en donde todo sea práctico, fácil y ejecutable más no unas normas que generan diferencias aún entre los altos tribunales y poca aceptación en las empresas del sector público o privado, hay que ser más claros y efectivos para poder ejecutar”, apuntó.

Este egregio abogado bebe café con mucha tranquilidad porque como lo expresó, Colombia logró avanzar en temas que se veían imposibles como la paz y dijo que hay que insistir aún en medio de las dudas, los problemas y preocupaciones que el tema genera.

“Siento que estamos avanzando en temas que parecían insuperables en vista que el conflicto armado en Colombia pasa de los 50 años y hoy me tranquiliza que en un país de leyes como el nuestro se puede lograr que intereses contrapuestos, al fin y al cabo conversen y lleguen a algún acuerdo. Me parece bueno que esas partes que parecían estar en conflicto para siempre se sienten a dialogar y a buscar salidas lo cual es un legado que les estamos dejando a nuestros hijos y el tema es esperanzador porque en donde hay voluntad y esfuerzo es viable encontrar soluciones”, acentuó.

Dentro de la democracia colombiana destacó la independencia de poderes lo cual es importante porque las tres ramas del poder público son autónomas y sin influencia alguna. Celebró que las confrontaciones entre poderes o entre un mismo poder hayan bajado, advirtiendo que hay diferencias en un país que suele ser de opinión.

Demandó de la justicia mayor celeridad en las decisiones finales porque una de las preocupaciones es la demora en los fallos judiciales que para el caso de Colombia se dan en términos de años lo cual fue la inquietud de muchos gobiernos. Este problema obedece, subrayó, a la falta de recursos aún en medio de los avances tecnológicos y de trabajar en red.

Otro asunto, nada menor en justicia, es que se hace necesario poner en los cargos de diligencia personas muy idóneas y capaces dejando de lado esa costumbre ya de vieja data de meter al recomendado del recomendado de alguna cuota política o de afinidad cualquiera, asunto que no puede volver a pasar porque por culpa de la “cartica” de encargo, mucho daño se le hizo a la justicia en Colombia.

Hoy la firma legal londinense, Norton Rose Fulbright goza de muy buena salud lo cual se vio reflejado con la fusión lograda con la firma neoyorquina de abogados internacional Chadbourne & Parke, hecho que trascendió en días pasados tras varios meses de negociación.

Los expertos en negocios dan cuenta que en los últimos tres años las dos firmas suman 325 operaciones de financiación de proyectos por un total de 176 mil millones de dólares, la mayor cantidad de transacciones hechas por una firma combinada de abogados en el mundo.

Sólo en lo corrido de 2017, las dos firmas han cerrado 41 transacciones a nivel mundial, prueba de su capacidad robusta y de su fortaleza frente a la competencia.

Norton Rose Fulbright es una Firma internacional de abogados con presencia en Colombia desde 2010. Provee servicios legales integrales a grandes compañías e instituciones financieras. Tiene más de 4000 abogados localizados en más de 50 ciudades de Europa, Estados Unidos, Canadá, Latinoamérica, Asia, Australia, África, Medio Oriente y Asia Central. Es reconocida por su enfoque especializado en los principales sectores de la economía, es decir en instituciones financieras, energía, infraestructura, minería, transporte, tecnología, derechos de autor así como en ciencias de la vida y la salud.

La respetable firma fundada en 1794 por Philip Rose y Henry Elland Norton, cumple a cabalidad con el juramento de ética y profesionalismo. Ha hecho sin lugar a dudas una tarea encomiable que actualmente la pone en los primeros lugares de efectividad, prestigio y liderazgo. Su labor durante 220 años hace que la Dama de la Justicia griega Themis mire oronda a sus abogados, esa misma bautizada en Roma como Fas que representa y encarna todo lo lícito y justo, esos valores que conforman los pilares de Norton Rose Fulbright, una multinacional experta en asesorías y en llevar empresas derecho al éxito.