Miércoles, 06 Septiembre 2017 21:59

Mujeres campesinas cuentan también con línea 155

Las mujeres rurales que son víctimas de violencia doméstica no denuncian y son pocas las que acuden a los servicios disponibles, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud.

Por 

La línea de orientación a mujeres víctimas de violencia cumplió su cuarto año de operación y también está a disposición de las mujeres rurales. Es gratuita, las 24 horas y se ha constituido en un instrumento que permite brindar apoyo psico-social, jurídico y de orientación frente a las agresiones que ellas viven.

El Gobierno Nacional implementó desde el 2013, a través de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, la línea 155 que atienden en promedio 760 llamadas diarias de mujeres pidiendo orientación en diversos casos de violencia. La atención de esta línea, que está a cargo de un equipo interdisciplinario de la Policía Nacional, que ha sido un aliado estratégico en todo este proceso de prevención de las violencias hacia las mujeres, ha recibido más de un millón de llamadas en estos cuatros años de funcionamiento.

La directora de Mujer Rural del Ministerio de Agricultura, Visitación Asprilla, explicó que la línea 155 es un canal que todas las mujeres pueden utilizar las 24 horas del día, todos los días de la semana, bajo reserva y gratuitamente, desde cualquier operador en todo el territorio nacional, para recibir orientación en temas relacionados con violencia de género.

En el 2016, según el informe Forensis, se reportaron más de 50.000 casos de mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, lo que quiere decir que cada 10 minutos hay una agresión tan grave que obliga a un examen de lesiones personales en Medicina Legal.

Dentro de este desalentador panorama para las colombianas, la situación de la mujer rural es aún más preocupante por ser un grupo vulnerable, debido a que tienen menos oportunidades económicas, sociales y políticas, y han estado expuestas al conflicto armado y otras formas de violencia con mayor desamparo, argumenta el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas.

Aun así las mujeres rurales que son víctimas de violencia doméstica no denuncian y son pocas las que acuden a los servicios disponibles, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud.

La línea 155 recibe llamadas principalmente para orientación en temas de violencia intrafamiliar tanto física como sicológica, violencia contra los mujeres en espacios diferentes al familiar, derechos de las mujeres, inasistencia alimentaria, hechos de emergencia, delitos sexuales, violencia contra niñas y adolescentes, orientación en crisis, acoso laboral y ataques con agentes químicos.