El 70 por ciento de las empresas en el país son familiares, el 30 por ciento continúan siéndolo hasta la segunda generación y sólo el 13 por ciento hasta la tercera.