Con la decisión, la Superintendencia de Sociedades le pone punto final a uno de los procesos de liquidación más emblemáticos del sector ganadero.