Sábado, 30 Abril 2016 08:09

Calma internacional, prisa local

Existen algunas contradicciones en la economía estadounidense; mejora el mercado laboral y el negocio inmobiliario pero empeora la inversión y las exportaciones.

Por 

Por Julián Cárdenas Fonseca
Analista de Portafolios Especiales de Protección

En la semana, la incertidumbre y algunos mensajes encontrados generaron un retroceso en el mercado accionario global, liderado por las acciones en Japón, y una debilidad del dólar frente a las principales monedas del mundo, que no se registraba desde comienzos de febrero. Ante la incertidumbre y la espera de mayor información de la economía, los bancos centrales de las grandes economías han preferido la calma, mientras en Colombia el galope de la inflación y de sus expectativas acelera la respuesta del Emisor.

El Comité de política monetaria de la Reserva Federal decidió dejar la tasa de interés inalterada en 0.5% (decisión no unánime) y no dejó muy claro cuándo puede ser su próximo movimiento. Aunque el Comité removió el comentario del comunicado que se refería a algunos temores a nivel global, lo que fue interpretado como una señal a favor de un incremento de tasas de interés, reconoció que la economía ha mostrado desaceleración. Lo anterior lo confirmó el 0.5% de crecimiento del primer trimestre, inferior a lo esperado por el consenso del mercado (0.7%). A diferencia de los dos años anteriores cuando el invierno afectó el crecimiento, la debilidad de las exportaciones y las menores utilidades de las empresas afectaron la dinámica económica en este primer trimestre.

Existen algunas contradicciones en la economía estadounidense; mejora el mercado laboral y el negocio inmobiliario pero empeora la inversión y las exportaciones. Si bien la vigilia será larga para el mercado antes de la reunión de junio de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), podrán contar con mayor información de la economía. Para ese entonces, es posible que otros temas como el Brexit, demoren la decisión de tasas de interés un poco más.

En Japón, a pesar de la caída en la inflación y la fortaleza del Yen, el banco central decidió no hacer cambios en su política monetaria. En marzo, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) excluyendo alimentos registró una variación de -0.3%, el nivel más bajo en tres años y el Yen se fortaleció cerca de 4% en la semana, acumuló una apreciación frente al dólar de 12% en lo corrido de 2016 y lideró la mayor fortaleza del Yen en 5 años. Aunque la decisión decepcionó a algunos en el mercado, es prudente debido a que la economía no ha podido asimilar completamente el último plan de ayuda. No obstante, es importante señalar que desde las últimas medidas tomadas hace tres meses, la volatilidad en los bonos de Japón se ha disparado a los niveles más altos en 15 años.

En Europa, la economía repuntó pero la inflación sigue floja, lo que podría seguir presionando al banco central a ofrecer mayores ayudas. En el primer trimestre, el Producto Interno Bruto (PIB) registró un incremento de 0.6%, superior a lo esperado por el mercado (0.4%). En términos anuales, la economía de la Euro Zona creció 1.6%, similar a lo registrado en 2015. Francia y España superaron sus expectativas con crecimientos trimestrales de 0.5% (esperado 0.4%) y 0.8% (esperado 0.7%) respectivamente. Una buena noticia fue que con el dato de crecimiento del primer trimestre, la economía europea finalmente superó el nivel previo a la crisis de Lehman Brothers. A España e Italia todavía les falta mejorar en términos de crecimiento. Por otra parte, la inflación no le logra mantener el paso al crecimiento. En abril, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una variación de -0.2% (esperado -0.1%). En parte por la caída en los costos de la energía.

En Colombia, el Banco de la República decidió llevar la tasa de intervención al 7% desde 6.5%. Entre las razones más relevantes para tomar esta decisión está el elevado riesgo de una convergencia más lenta de la inflación a la meta. A pesar de la reciente caída en la tasa de cambio y el inicio de la época tradicional de lluvias en Colombia, la presión en los alimentos y la depreciación de los meses anteriores siguen afectando a la inflación. Lo anterior es inusual en un escenario de menor ingreso nacional y de riesgo de desaceleración de la demanda interna, y se entiende por un choque de oferta que se ha extendido más de lo esperado y deseado.

Al parecer el incremento en la tasa de intervención en los Estados Unidos se demora y el comunicado no convenció del todo a los analistas. En Europa y Japón, los bancos centrales le dan un tiempo de respuesta a sus más recientes movimientos de estímulo y aunque el mercado ha reaccionado desfavorablemente, se espera que la ayuda se traduzca en mayor liquidez para la economía e incremento en los precios de las acciones. En Europa, un riesgo para el mercado es el referendo en el Reino Unido el próximo 23 de junio que pondrá en consideración si se queda o no en la Unión Europea. En contraste con los Estados Unidos, en Colombia se acelera el incremento de tasas de interés lo que afecta las expectativas de crecimiento y debería contener las expectativas de inflación. Esta semana, los agentes del mercado estarán atentos a la publicación de los índices de industria y servicios, las cifras de abril del mercado laboral en los Estados Unidos y del dato de inflación en Colombia, este último definitivo para determinar el rumbo de la tasa de intervención.