Domingo, 11 Septiembre 2016 10:12

Colombia contra el tiempo de ser importadores de crudo

Es muy importante tener una reforma tributaria que estimule la inversión del sector petrolero.

Por 

Por: Juan Carlos Rodríguez Esparza
Director Ejecutivo Acipet

En Agosto de 2014 comenzó la más fuerte crisis de los últimos años del sector de hidrocarburos en el mundo, que de por sí, pocos analistas la tenían en su radar y aún menos en las dimensiones que se ha presentado.

Esta coyuntura ha afectado el panorama del sector petrolero en Colombia, el cual es cada vez más preocupante y está llegando a unos límites que de no actuar rápidamente con un compromiso serio de todos los interesados, las consecuencias serán muy graves. El desempleo es cada vez mayor, la afectación económica en las regiones es de proporciones alarmantes, la parálisis del sector llegó al 90% en perforación exploratoria y en sísmica onshore en lo corrido del año, las exportaciones y los ingresos fiscales están por el piso, lo que hace que la economía del país esté muy afectada ya que no hay un sector económico que se acerque y apalanque al sector petrolero en el país.

De no tener hallazgos importantes ahora y de seguir teniendo una producción promedio como la de los últimos dos años, en aproximadamente cinco años nos convertiremos nuevamente en importadores de crudo y muy posiblemente a valores por encima de 50 US$/Bbl, lo cual profundizaría más la crisis económica y de empleo.

La industria de los hidrocarburos tiene que comprometerse con un Acuerdo Nacional para su reactivación con unos objetivos serios que permitan analizar y tomar las acciones necesarias y con un control permanente para que el plan siga la hoja de ruta trazada. Este acuerdo tiene que ser con todos los estamentos y en unidad: Gobierno, empresas operadoras y de servicios, gremios, academia y las regiones del país. No podemos trabajar en este propósito de forma independiente sino todos buscando un gana-gana que fortalezca a los interesados.

El Gobierno debe impulsar una política petrolera acorde a la nueva realidad, en donde el government take, como punto esencial de la competitividad se ajuste para que los inversionistas vean atractivo el país. El government take tiene en cuenta los impuestos, regalías y los pagos que las empresas hacen a la entidad encargada de administrar los recursos petroleros de un país, por tanto, es muy importante tener una reforma tributaria que estimule la inversión del sector. Además, de tener contratos firmes y acordes a la realidad de la industria, debemos brindar seguridad y estabilidad jurídica con unas reglas de juego claras y a largo plazo.

Por otra parte, es importante manejar tiempos acordes al licenciamiento ambiental y de consultas previas. El aporte de las empresas operadoras y de servicios petroleros debe ser cada día más eficiente a través de la implementación de tecnologías de punta, para reducir los costos operacionales y de transporte e incrementar el éxito exploratorio para aportar reservas al país y de esta forma contribuir a la competitividad del sector.

La academia debe contribuir con potencializar el pensum académico para preparar a las promociones salientes de cara a enfrentar este tipo de crisis enfatizando en la innovación y el emprendimiento con liderazgo, fortaleciendo al egresado en procesos de negociación y gerenciamiento de proyectos.

A su vez en estos momentos donde el mercado está saturado y competido se debe restringir el ingreso al programa de pregrado en ingeniería de petróleos hasta que logremos sortear esta crisis.

A su vez consideramos de suma importancia la labor que vienen desarrollando algunas escuelas de Posgrados de Petróleos en el país para preparar a los ingenieros de petróleos en las especializaciones, maestrías y doctorados, para aportar al desarrollo y reactivación del sector en los próximos años.

La invitación que hace la Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos, Acipet, es precisamente a que estructuremos y llevemos estas ideas para enfrentar la crisis del sector a una gran mesa de concertación de la industria de los hidrocarburos en el país para lograr el Acuerdo Nacional para la reactivación del sector petrolero, de lo contrario estamos seguros de repetir desafortunadamente la historia de ser importadores de crudo y las consecuencias graves que esto traerá al sector petrolero, al empleo y a la economía en las regiones y el país.