Domingo, 25 Septiembre 2016 08:27

¿En qué países se trabaja más?

Está claro que trabajar más horas no implica hacerlo mejor ni conseguir mejores resultados; tampoco certifica lo contrario.

Por 

Por Alberto Quintana Noda, Director General Meta4 Colombia

Es habitual la escena en la mayoría de los hogares de América Latina: hombres y mujeres vuelven a casa luego de una extensa jornada laboral; son muchas horas, es mucha la exigencia y es, también, mucho el cansancio. Se refleja en los rostros de las personas, en la energía a depositar en el resto de la cotidianidad y en las palabras del fin de cada día: “No doy más”.

La rutina se repite tanto en Buenos Aires como en Lima o en la Ciudad de México; ocurre tanto en Bogotá como en Santiago de Chile; puede observarse en Montevideo, en San Pablo o en Caracas. ¿Pasa también en otros lugares del mundo? ¿En qué países se trabaja más?

Según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que nuclea a 34 países, tres de los cinco que más horas trabajan en el mundo son de habla hispana: México, Costa Rica y Chile; los otros dos puestos del podio son para Corea del Sur y Grecia.

Como contrapartida, los cinco países en los que menos horas semanales se trabajan son -según el mismo estudio-, todos europeos: Alemania, Holanda, Noruega, Dinamarca y Francia.

¿Trabajar más implica conseguir mejores resultados? La mayoría de los informes conducen a la negativa: a pesar de que allí la carga horaria es menor, Alemania es uno de los países más eficientes y productivos del planeta.

La OCDE no es la única que mide el horario laboral de los países o ciudades. Para GetVoIP, se trabaja todavía más. El estudio realizado por esta empresa contabiliza no sólo el tiempo previsto para la oficina sino las horas efectivamente trabajadas más allá de lo que dice la legislación vigente o incluso el contrato laboral. El resultado muestra a Turquía (51,2 horas semanales), Hong Kong (49) y México (48,8) entre las tres últimas, y a Dinamarca (38,3), Holanda y Noruega (ambas con 39,1) entre las primeras.

De los países de la región, Brasil es el mejor ubicado en ese ránking, con 43,5 horas trabajadas por semana; lo siguen Argentina (45) y Chile (47,7).

Las más y las menos entre las ciudades

El año pasado, la consultora UBS aportó su propio ránking sobre dónde se dedican más o menos horas al trabajo, aunque dividido por ciudades.

Río de Janeiro aparece en ese estudio como una de las ciudades con menos carga horaria de la región (33 por semana), seguida por San Pablo (34,8), Buenos Aires (36) y Lima (37); poco parece que tengan que envidiarles a París (30), Madrid (33) o Nueva York (35), por citar algunas de las más importantes del mundo. No se puede decir lo mismo de Santiago de Chile (39,9), Bogotá (40) y Ciudad de México (43), quienes ocupan los últimos puestos, aunque todavía lejos de Hong Kong, donde se trabajan unas 50 horas semanales.

Dentro del mismo informe (apartado Working hours and vacation days de Prices and earnings), UBS remarca la cantidad de días de vacaciones al año que tienen los habitantes de cada una de esas ciudades. Allí, las diferencias vuelven a ser abismales. Mientras en Bogotá, Buenos Aires, México o Santiago el promedio de vacaciones por año ronda los 15 días, en ciudades como Madrid, Río de Janeiro, Lima, París o Moscú lo habitual es que los días de descanso pagos por año oscilen entre los 26 y los 31 días.

El teletrabajo, una tendencia en alza

Está claro que trabajar más horas no implica hacerlo mejor ni conseguir mejores resultados; tampoco certifica lo contrario. Hay ejemplos de países (o de empresas) que deciden reducir el horario laboral de los trabajadores con el objetivo de mejorar los índices de producción y otros que, con el mismo fin, modifican las legislaciones hasta acá vigentes para permitir una extensión de las horas de oficina.

Ahora bien, ¿qué pretenden los trabajadores? Menos horas en la empresa y más flexibilidad para manejar los horarios y aportar su fuerza de trabajo desde el hogar. Así se desprende del informe Flexibility in Work Life, de ConsumerLab. “El estudio dio a conocer que los profesionales de hoy en día consideran que el trabajo debe adaptarse a sus horarios, y no al contrario”, sostuvo la directora de Ericsson ConsumerLab para Latinoamérica, Diana Moya.

El informe sostiene que en Latinoamérica el 35% de las personas que trabajan creen que es importante tener la opción del trabajo remoto, mientras que un 45% advierte que lo fundamental es poder flexibilizar esos horarios. El estudio se basa en el análisis de 47.167 entrevistas en 23 países del mundo, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, El Salvador, México y Uruguay.

Según Flexibility in Work Life, un 20% de los consultados en todo el mundo (y 16% en Latinoamérica) ya realiza tareas laborales desde su hogar, por las noches, para manejar mejor la carga de tareas de oficina. Para la mayoría de los entrevistados, la realidad actual marca una necesidad: reducir el horario laboral en la empresa. El teletrabajo, que en países como Alemania y Francia ya supera el 30%, puede ser una buena opción.