Miércoles, 05 Octubre 2016 19:06

Plebiscito: Sorpresivo resultado representa un retroceso temporal

El triunfo del NO en el Plebiscito del 2 de octubre aumenta la incertidumbre en Colombia. Aunque el resultado constituye un retroceso temporal es una oportunidad de diálogo entre las partes.

Por 

Por Julián Cárdenas Fonseca
Analista Sénior de Portafolios Especiales de Protección

El pasado 2 de octubre, las reñidas votaciones, que le dieron el triunfo al NO (50.21%) frente al SI (49.78%), mostraron un país dividido en dos pero renovado y unido por la democracia.

El Presidente Juan Manuel Santos, en su alocución de las 7 p.m. del día de las votaciones, mantuvo el cese al fuego indefinido con las FARC y anunció una reunión con las fuerzas políticas, con el objetivo de buscar una solución negociada para el conflicto. A pesar de los resultados de las elecciones, el mensaje de las partes es positivo por su disposición al diálogo pero requiere una confirmación de tranquilidad en los detalles de la nueva hoja de ruta del Gobierno.

La incertidumbre va en aumento debido a que existen varios puntos sin respuesta como: ¿se van a renovar los diálogos?, ¿cómo será la participación de los partidos del No?, ¿qué tan largo será el compás de espera de los diálogos?, ¿qué pasará con los documentos ya firmados? y de la mayor importancia económica, ¿cómo esto afecta las expectativas de las calificadoras de riesgo y de los inversionistas?

Sin embargo, ya se registran los primeros acercamientos que se espera aclaren estas y otras preguntas. Precisamente, luego de la reunión del Presidente con los principales aliados políticos del Congreso, se convocó la primera reunión entre los delegados del Gobierno y los del Centro Democrático, partido de la oposición. Por el Gobierno estarán María Ángela Holguín (Canciller), Humberto de la Calle (Jefe negociador del Gobierno) y Luis Carlos Villegas (Ministro de Defensa), y por el Centro Democrático, los precandidatos presidenciales Óscar Iván Zuluaga, Iván Duque y Carlos Holmes Trujillo.

De las inquietudes naturales en esta nueva etapa, el tema que más inquieta es el de la presentación y eventual aprobación de la Reforma Tributaria y de sus efectos en la calificación de riesgo de Colombia. El día después de las votaciones, la agencia de riesgo Moody´s manifestó que el resultado debilita la habilidad del Gobierno de adelantar reformas y es negativo para el perfil de crédito de la nación. Por otra parte, la calificadora Fitch explicó que el caso base es que el Gobierno obtendrá la aprobación de la Reforma Tributaria para el cierre de 2016. Así, es posible que los resultados del Plebiscito no alteren la calificación de riesgo pero un ambiente desfavorable (demoras en la presentación de la Reforma) podría hacer que la agencia Moody´s baje desde neutral a negativo el panorama de la calificación.

Por otra parte, el pasado 4 de octubre, el Fondo Monetario Internacional (FMI) bajó las estimaciones de crecimiento de la economía colombiana de 2.5% a 2.2% en 2016 y de 3% a 2.7% en 2017. Aunque en documentos anteriores el FMI ha manifestado que un acuerdo final de paz debería generar un impulso positivo de la confianza y del crecimiento, no mencionó entre las razones del ajuste a la baja los resultados del Plebiscito sino el ajuste en las tasas de interés (hoy a 7.75%).

El resultado del Plebiscito aumenta la incertidumbre pero no representa una decisión definitiva. Por ahora, consideramos que la situación no debe representar un impacto substancial en las variables fundamentales ni debería alterar el cronograma de la presentación de la Reforma Tributaria. Así, por ahora no esperamos un deterioro en la calificación de riesgo del país. No obstante, es posible que la volatilidad persista en el mercado.

El impacto en el mercado y en nuestros portafolios

El sorpresivo resultado del Plebiscito en Colombia abre un periodo de incertidumbre que se materializó en un deterioro en los precios de los activos financieros locales. Los activos locales habían descontado en parte una respuesta afirmativa en el Plebiscito, razón por la cual hemos observado una reacción de desvalorización dado el desconcierto que generó el resultado. El comportamiento futuro de los activos locales dependerá de la evolución de las negociaciones y las expectativas se centrarán en los diálogos entre los partidos, las FARC y el Gobierno.

En su primera jornada después de las elecciones, el dólar alcanzó los $2.967, es decir $77 por encima del cierre de la jornada previa. Al final de la sesión la divisa se devaluó 1,66%, ubicándose en $2.931. De igual forma, los títulos de deuda del Gobierno (TES) también presentaron una desvalorización en todos los tramos de la curva y particularmente en la referencia de mayor liquidez con vencimiento en 2024, que pasó de cotizarse desde 6,80% a niveles cercanos al 7,00%. El mercado de renta variable local (COLCAP) tampoco fue ajeno a este efecto y presentó una desvalorización de 0,62% al cierre, cayendo hasta los 1.330 puntos. En cuanto a la prima de riesgo (Credit Default Swap - CDS a 10 años), presentó un impacto de cerca de 5 puntos alcanzando los 245 puntos.

En nuestros portafolios balanceados el impacto fue menor. El portafolio balanceado conservador registró una variación nominal de -0.17%, el portafolio moderado -0.26% y el balanceado de crecimiento -0.15%.

Nuestra recomendación

En medio de la incertidumbre, y teniendo en cuenta que en el cuarto trimestre del año seguirán presentándose eventos que van a generar volatilidad en los mercados, es importante evaluar su perfil de riesgo e incorporar activos defensivos dentro de su portafolio. La diversificación de sus inversiones a través del portafolio Balanceado que más se ajuste a su perfil de riesgo le permitirá mitigar el riesgo de mercado, tener acceso a una variada opción de activos financieros y beneficiarse de una estrategia activa ante cualquier cambio en el panorama económico y político.