Miércoles, 11 Enero 2017 15:13

Tiempo de concretar decisiones y ver resultados

Aunque el sector constructor no fue ajeno a los desafíos, la actividad continúa siendo uno de los principales motores en la economía colombiana; comprometida con el aporte al crecimiento económico y a la disminución del déficit de vivienda.

Por 

Por Martha Cecilia Moreno Mesa
Gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca

Con más de 28.000 unidades de vivienda proyectadas para construirse en Bogotá en el próximo año y más de 30.500 en el departamento de Cundinamarca, la construcción de edificaciones será sin duda alguna un eje fundamental del desarrollo económico y social en el próximo año. Este panorama es aún más positivo teniendo en cuenta que para el 2017 los expertos y analistas auguran un escenario económico menos difícil que el de 2016. Sin embargo, se hace necesario unir esfuerzos entre el Gremio, empresarios y autoridades para sacar adelante un segmento que genera empleo y dinamismo económico al país.

Esperamos que 2017 sea un año dinamizador para el sector edificador en Bogotá y Cundinamarca, por cuenta de condiciones macroeconómicas más favorables, y por supuesto con la continuidad de la política de vivienda del Gobierno Nacional.

La política de vivienda del Gobierno Nacional continuará siendo un factor determinante para lograr un buen desempeño en la actividad edificadora, y los resultados del sector estarán ligados a la continuidad que se le dé a los programas que esta ofrece, como el programa “Mi Casa Ya” en sus cuatro modalidades. Desde Camacol B&C, estamos seguros de que estos beneficios traerán más sueños realizados para las familias colombianas y contribuirán a mejorar el desempeño del sector constructor.

Sobre los frentes de trabajo para 2017, el gremio constructor espera que la revisión de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) de los municipios sea una oportunidad para hacer una transformación real del territorio y así construir sinergias que resulten positivas para el beneficio del desarrollo de la región.

Generar calidad de vida para los residentes y mejorar las condiciones urbanísticas, y en especial los rezagos que quedaron pendientes, como se evidenció en el análisis que hizo la Regional a las metas del POT actual de Bogotá, serán algunos de los principales temas de la discusión que se avecina. Para esto, como gremio que lleva casi seis décadas analizando las dinámicas y las necesidades de nuestra región, creemos que tenemos el conocimiento y la competencia para aportar en la construcción de un ordenamiento que le apunte a la promoción de ciudades de calidad.

En este ordenamiento no se puede olvidar la necesidad de aprovechar este momento histórico para lograr la integración Bogotá y Cundinamarca como el centro de desarrollo político, económico y social más importante del país.

Tan importantes son las decisiones que se tomen frente al ordenamiento territorial de la capital y la región, que de esto depende en gran medida la confianza que pueda sentir la inversión privada para aportar a la competitividad de la región. El sector constructor está preparado para asumir los desafíos en materia de desarrollo urbano y social para hacer de 2017 el año de la transformación y la esperanza.


¡Feliz Navidad y próspero 2017!