Martes, 21 Febrero 2017 17:53

En búsqueda de la joya perdida

A diferencia de lo que se registraba hace un año, el sector petrolero va en recuperación, Europa registra un renacer en su industria y en sus exportaciones y las economías emergentes cuentan con un mejor panorama.

Por 

Por Julián Andrés Cárdenas Fonseca
Analista de Portafolios Especiales de Protección

La semana pasada, el mercado ajustó sus expectativas frente al posible incremento en la tasa de interés en los Estados Unidos, en medio de un entorno favorable de la economía y en general, de la dinámica global. En Colombia, las expectativas de inflación, golpeadas en parte por la Reforma Tributaria, pueden obligar al Emisor a dejar la tasa de intervención alta por un mayor tiempo, lo que puede afectar el crecimiento económico, para recuperar su joya más preciada, su credibilidad.

Por su parte, para compensar la desaceleración, el Gobierno anunció un nuevo plan de estímulo para la economía, Colombia Repunta, con el que busca alejarse de bajas cifras de crecimiento. La presidenta de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED), Janet Yellen, comentó ante el Congreso que podría incrementar la tasa de interés en marzo o en junio.

En su testimonio comentó que demorarse en el incremento de tasas de interés podría ser inadecuado porque las condiciones del mercado eventualmente harían que la inflación se incrementara al 2% (meta de largo plazo). En parte, el escenario de incremento de tasas de interés es hoy cada vez más probable debido a que el riesgo global se ha moderado. No solo el mayor optimismo de Trumpconomics sino por la mejor dinámica actual de la economía estadounidense junto con la global.

A diferencia de lo que se registraba hace un año, el sector petrolero va en recuperación (en parte gracias al cumplimiento de recorte de producción de la OPEP), Europa registra un renacer en su industria y en sus exportaciones y las economías emergentes cuentan con un mejor panorama. En Colombia, aunque el nuevo Gerente General del Emisor ha reiterado su compromiso de la entidad con el cumplimiento de la meta de inflación para 2017 y 2018, las expectativas de la misma siguen elevadas, fuera de su rango. Sin embargo, ante su preocupación, en parte, por efectos rezagados de los años anteriores y ante algunas amenazas para 2017, la Junta Directiva reforzará su mensaje que no le apuntará solo a entrar al rango meta (entre 2% y 4%) sino que sus estrategias buscarán encaminar la inflación a la meta del 3%.

El Banco de la República y su Junta Directiva saben que el costo de credibilidad de no cumplir la meta de inflación ha sido alto, lo que ha desanclado las expectativas de los agentes y del mercado frente a la inflación. Así, todo el arsenal estará puesto en recuperar la credibilidad. De tal forma, como lo han mencionado algunos de sus integrantes desde finales del año pasado, el Emisor buscará cumplir con la meta de inflación.

En esta tarea, las guías del pasado para anticipar la evolución en la tasa de interés no serán de mucha utilidad debido a que nunca antes el país había sufrido un impacto como el que sufrió en los años anteriores en los precios al consumidor.

El mensaje es que los posibles recortes en las tasas se darán al ritmo que lo requiera la economía bajo el supuesto de cumplir la meta. Tras la reunión de enero, quedó claro que no porque las tasas de interés bajaron en diciembre, tendrían que bajar el siguiente mes.

En el pasado, en muchas ocasiones fue así pero no en esta oportunidad. Este es un cambio importante de la nueva administración, que busca mejorar la comunicación para evitar los cortos circuitos de diciembre y enero con los analistas del mercado.

El análisis será cuidadoso en cada reunión y como en el pasado, cuando el Emisor subió y bajó la tasa con firmeza, si más adelante tiene que moverlas lo hará. De tal forma, la película que vamos a ver con el Emisor en 2017 no la hemos visto nunca.

Así como la famosa película de 1984, En búsqueda de la Joya perdida, protagonizada por Michael Douglas, Kathleen Turner y Danny DeVito, y que curiosamente transcurre en Colombia, esperamos que sea un gran éxito para el mercado y que sus políticas logren darle al Corazón de la meta para recuperar su gran joya, su credibilidad.

Con respecto al mercado accionario local, luego de acumular una caída cercana al 3% en febrero, en parte por el escándalo de la brasileña Odebrecht, el mercado reaccionó positivamente, al pasar de perder en la semana 1.86% a una caída de 0.31%. Lo anterior después de que Luis Carlos Sarmiento, presidente del Grupo Aval, controlante de Corficolombiana, comentara que debido a que no tenía conocimiento de acciones ilegales de Odebrecht solicitó oficialmente ser parte del caso como víctimas de las acciones de la brasileña.

Para esta semana, luego del día festivo en los Estados Unidos (Día del Presidente), los agentes del mercado estarán atentos a algunas cifras del mercado de vivienda estadounidense y a la revisión del Índice de Confianza de la Universidad de Michigan de febrero.

Aunque esta semana traerá pocas cifras económicas a nivel internacional será importante analizar las Memorias de la última reunión de política monetaria de la Reserva Federal (31 de enero y primero de febrero) para encontrar algunas señales de cuándo podría ser el próximo incremento de tasas de interés de la FED.

En Colombia, el miércoles, se publicará la primera lectura del Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre (esperado 1.5%), la confianza de comercio al por menor y de industria y el viernes, esperaremos la decisión de tasas por parte del Emisor (la expectativa es estabilidad en 7.5%).