Martes, 16 Octubre 2018 19:07

Caída de los mercados y noticias potencialmente positivas

Por

El más reciente panorama global mostró que la expectativa para 2018 y 2019 es favorable.

Por Julián Cárdenas, Analista de Portafolios especiales

El más reciente panorama global mostró que la expectativa para 2018 y 2019 es favorable, lo que ha contribuido a un incremento en las tasas de los bonos a nivel global. Lo anterior tiene sentido debido a que estas tasas son un termómetro de lo que piensan a futuro los inversionistas frente al crecimiento y la inflación, lo cual se puede interpretar como una buena noticia. Luego de varios años de un mundo en dificultades, por las secuelas de la crisis financiera, la recuperación de estas dos variables plantea un escenario más saludable, lo que haría que las tasas de interés en el mundo se incrementen para retornar a niveles más cercanos a la normalidad. No obstante, los principales índices accionarios en los Estados Unidos y en el mundo registraron fuertes retrocesos, para registrar la peor semana desde el primer trimestre de 20compr

A comienzos de la semana anterior, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó la más reciente versión del World Economic Outlook (WEO) en la que pronosticó un crecimiento de 3.7% para 2018 y 2019, similar a lo registrado en 2017 (3.7%) y superior a 2016 (3.2%). La expectativa de crecimiento global sigue siendo favorable pero el aumento de los riesgos como las medidas tarifarias al comercio internacional como el deterioro de las condiciones en algunas economías emergentes, obligaron al FMI a moderar sus estimaciones para 2018 de 4.1% en abril a 3.9% en julio y a 3.7% en octubre. Las revisiones a la baja en el crecimiento global reflejan la menor actividad económica de algunas economías desarrolladas como la europea, como el apretón de las condiciones financieras y el deterioro de las condiciones de algunas economías emergentes y en particular, de América Latina, por situaciones idiosincráticas.

En la semana, a pesar de un cierre con algunas correcciones, el índice accionario de los Estados Unidos marcó una caída cercana a 5%, lo que representó el retroceso más pronunciado desde la semana que terminó el 23 de marzo pasado (-5.95%). El conjunto de los principales índices accionarios en el mundo cayó 4.95%, con una variación negativa de 4.5% en Europa y en menor medida en los mercados emergentes (1.16%). No existe una razón o dato puntual o un detonante que haya generado el retroceso en el mercado.

Posiblemente, fue el conjunto de algunas dudas que tiene el mercado y una oportunidad de venta para algunos. Entre otras; preocupaciones que la economía de los Estados Unidos está en la fase final del ciclo económico, preocupaciones de los efectos de la guerra comercial en las economías como en las empresas, el temor que la Reserva Federal (FED) pueda subir más la tasa de interés, los efectos en el crecimiento de altos precios del petróleo y/o el valor relativo frente a los activos más seguros. A lo anterior también, se debe sumar el comentario del presidente de EE.UU., Donald Trump, que aseguró que la Reserva Federal (FED) comete un gran error y está “loco” al ser demasiado agresiva con las tasas de interés y la responsabiliza por la estrepitosa caída del miércoles en los mercados.

En 2018, esperamos buenas condiciones en la actividad económica pero el mundo debe empezar a prepararse para el próximo proceso de desaceleración que podría presentarse en los próximos años. No obstante, consideramos que los países y el sistema financiero global está hoy en mejores condiciones para afrontar un proceso natural de desaceleración frente a lo registrado en los años anteriores, en medio de la crisis inmobiliaria, financiera y soberana del 2008/09.

Aunque existen algunos temores, la caída reciente en la renta variable estadounidense puede ser una corrección temporal, concentrada principalmente en el sector de tecnología y no necesariamente el inicio de un mercado bajista. En este momento, no se pueden descartar nuevos retrocesos, como lo vivido a comienzos de año (-10% en el S&P 500). Para algunos inversionistas con un perfil de riesgo alto, puede representar una oportunidad interesante de compra o de mantener la sobre ponderación en acciones en los Estados Unidos debido a que las cifras preliminares de la nueva temporada de resultados, que inició el pasado viernes apunta a un incremento cercano de las utilidades de 20% anual, la economía estadounidense podría crecer cerca de 4% en el tercer trimestre, los temores en el frente comercial han sido sobreestimados y sectores como el de energía, financiero y consumo básico están por debajo de su valor justo.

 

Visto 106 veces