Sábado, 15 Diciembre 2018 13:08

Confusa tregua y desaceleración asustan al mercado

Por

La pausa no es el fin de la guerra comercial. Señal en la curva de rendimiento alienta a los más pesimistas. Repunte del petróleo por acuerdo de recorte de producción beneficia a Colombia.

Por Julián Cárdenas Fonseca Analista de Portafolios Especiales

Las tambaleantes expectativas frente al acuerdo comercial entre China y los Estados Unidos y los temores acerca del crecimiento global generaron preocupación entre los inversionistas. En la semana, los principales índices accionarios marcaron retrocesos cercanos al 5%, con lo que vuelven a estar en terreno negativo en el año, junto con mayor apetito por activos seguros, en medio de cifras del mercado laboral en los Estados Unidos saludables pero un poco flojas y de esfuerzos de la administración Trump de enviar un mensaje optimista.

Precisamente, a pesar de los acercamientos desde la reunión del G-20 entre China y los Estados Unidos, los inversionistas del mercado están demandando información más concreta o por lo menos no contradictoria entre asesores de la misma administración para saber cómo reaccionar. A lo largo de la semana se vivió confusión en el proceso de tratar de determinar qué fue lo realmente acordado en Buenos Aires y si las tarifas anunciadas para 2019 se pueden evitar y no solo postergar. Lo que se entiende por ahora es que es más una pausa y no el fin de la guerra comercial.

La confusa tregua tuvo varias etapas durante la semana. El Presidente Trump escribió por Twitter a manera de queja acerca de la diferencia de tarifas para la industria automotriz entre las dos naciones y luego Larry Kudlow, principal asesor económico de la presidencia, mencionó que no existía un acuerdo al respecto y que el líder en las negociaciones entre las dos naciones sería Robert Lighthizer, representante de comercio de los Estados Unidos, quien ha sido muy crítico de la relación comercial con China, lo que envía un mensaje de negociación con mano dura. Luego cuando le preguntaron a Kudlow acerca del inicio de la tregua de 90 días mencionó que sería a partir del primero de enero lo cual fue corregido por el primero de diciembre, lo que quiere decir que han pasado cerca de 15 días y no se ha avanzado nada.

Por otra parte, se vivió angustia debido al cambio en la expectativa frente a las tasas de interés de la Reserva Federal (FED) y a la interpretación de la forma de la curva de rendimientos de los títulos de deuda de los Estados Unidos. Lo anterior se detonó con mayor fuerza la semana anterior luego de que uno de los indicadores de mayor confianza acerca de una posible desaceleración económica mostró señales preocupantes. El lunes pasado la tasa de los títulos de 5 años en los Estados Unidos estaba por debajo de las tasas de los títulos a 2 años, por primera vez desde 2007. Lo que nos dice esto es que los bonos de más corto plazo pagan más que los de un plazo mayor, lo que implica que el mercado le exige más a los bonos o le cree menos en el corto plazo que en plazos más largos. Lo cual es contrario a la lógica detrás de una curva de rendimiento positiva, que es que los inversionistas exijan mayor retorno a los bonos de plazo más largo, lo que construye una curva ascendente entre periodo de tiempo y rentabilidad, mayor tiempo, exijo mayor rentabilidad. Que ocurra lo contrario es una anomalía que ha precedido las últimas recesiones. No es nuestro escenario base para 2019 (o por lo menos le damos menor probabilidad) pero sin duda ha generado preocupación entre los inversionistas.

El cambio en la forma natural de estos rendimientos se ha presentado por dos fuerzas. La primera, relacionada con la expectativa de desaceleración de la economía en los próximos años, posiblemente también por temores fiscales, que pueden afectar las tasas de los títulos de mayor plazo. Y la segunda, por la perspectiva de mayores incrementos en la tasa de interés por parte de la FED en el corto plazo, que se han ido incorporado en los títulos de un plazo menor. La pregunta que muchos analistas se hacen es si con este escenario la FED frenará el ritmo de subida de las tasas de interés o no. Desde nuestro punto de vista esto dependerá más del desempeño de la economía que de la turbulencia del mercado. Mientras las cifras sigan mostrando fortaleza, es altamente probable que la FED siga su marcha de subida de tasas de interés.

Precisamente al cierre de la semana se conoció que, en noviembre, las cifras del mercado laboral mostraron creación de puestos de trabajo pero a un menor ritmo, generando mayor presión en el mercado. El sector privado, según el índice ADP, creó 179 mil empleos en noviembre, en línea a lo esperado por el consenso del mercado e inferior a la cifra revisada a la baja de octubre (225 vs 227 mil). En el mismo mes, la cifra oficial marcó una creación de 155 mil empleos, inferior a lo esperado por el consenso del mercado (198 mil), con una revisión a la baja de octubre de 250 a 237 mil nóminas y la tasa de desempleo quedó sin cambios en 3.7%.

Por otra parte, el 7 de diciembre, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados No OPEP anunciaron un recorte de producción de 1.2 millones de barriles diariamente, los cuales serán efectivos en enero frente a los niveles de producción de octubre y por un periodo de 6 meses. Al parecer Rusia estaría dispuesta a realizar un recorte de 200 mil barriles diarios y la OPEP recortaría cerca de 1 millón de barriles al día. Lo anterior hizo que, en medio de las caídas en el mercado accionario global, el precio del petróleo repuntara 1.5% a USD52.27 para la referencia WTI.

El repunte en el precio del petróleo junto con la aprobación en el primer debate de la Ley de Financiamiento en Colombia, ayudó a la fortaleza del peso colombiano en la semana. El Congreso aprobó en primer debate la Ley de Financiamiento con la cual se espera recaudar 7.5 billones de pesos. Ahora la iniciativa pasa a las plenarias de Senado y Cámara y puede que tenga algunos cambios que posteriormente se puedan conciliar.

La próxima semana incluye varios temas importantes en el viejo continente. Por un lado, la votación en el Parlamento Británico de la propuesta del Brexit (11 de diciembre), la nueva ronda de discusiones del presupuesto italiano (12 de diciembre) y la reunión de líderes de la Unión Europea (13 y 14 de diciembre). Al parecer, independientemente de lo que pase con el Parlamento inglés la próxima semana parece que generará movimientos en el mercado. Por ahora, el escenario más probable es que la propuesta de la señora Theresa May no avance, por lo cual se especula que inclusive podría demorar la votación, pero si no puede hacerlo se plantea inclusive la idea de nuevas elecciones, lo que podría abrir la puerta a un segundo referendo, verse afectado por salir de la Unión Europea sin un acuerdo o simplemente no tener un Brexit.

Visto 150 veces