Sábado, 11 Julio 2015 16:23

Peso Colombiano se afecta más por el petróleo que por la FED

Por

Al cierre de la semana anterior, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) precisó que la demanda de petróleo puede caer 1,2 millones de barriles diarios en 2016, frente a los 1,4 millones de 2015, con un máximo de 1,8 millones de barriles en el primer trimestre de 2015.

Por Julián Andrés Cárdenas Fonseca

Analista de Portafolios Especiales de Protección

La semana pasada, el desempeño del mercado estuvo asociado a la agenda en Grecia y a los movimientos del mercado chino. En una semana con menor información macroeconómica, los comentarios de la presidenta de la Reserva Federal (FED), Janet Yellen, intentan preparar al mercado para el incremento en la tasa de interés. La expectativa de esta última junto con la caída en el precio del barril de petróleo impulsó la tasa de cambio en Colombia el nivel más alto en 11 años.

La semana anterior, la tasa de cambio en Colombia se acercó a los 2,700 pesos por dólar, nivel que no se observada desde junio de 2004. Lo anterior le representó al peso colombiano el título de la moneda más depreciada en Latinoamérica y la cuarta más débil del mundo en los últimos 12 meses. Con seguridad no somos la peor economía en América Latina ni la cuarta más débil del mundo pero el reciente movimiento en el precio del petróleo disparó el nerviosismo frente al futuro del gasto y la inversión pública. En los últimos meses otro factor que sin duda ha contribuido a la fortaleza del dólar, no solo frente al peso colombiano sino frente a la mayoría de las monedas en el mundo, es la expectativa de incremento en las tasas de interés.

Precisamente la semana anterior, Janet Yellen, comentó que su visión es consistente con las proyecciones promedio de los participantes del Comité Abierto de Política Monetaria. Es decir, considera que con la situación actual de la economía es apropiado que en algún momento en 2015 se registre el primer incremento en la tasa de intervención (0.25%). Sin embargo, enfatizó que el panorama de la economía estadounidense continua incierto y que una mejora aceleraría el proceso de normalización monetaria o un retroceso podría demorar el primer incremento de tasas.

Independientemente de si es septiembre, octubre o diciembre el mes del próximo incremento en la tasa de intervención en EE.UU., el mercado ya ha anticipado buena parte el inminente movimiento. Lo anterior ha sido claro con la fortaleza del dólar frente a todas las monedas del mundo en los últimos 12 meses. En otras palabras, un primer incremento en las tasas de interés no necesariamente va a impulsar mucho más alto la tasa de cambio en Colombia. Lo que si representa en este momento un factor de mayor volatilidad o de posible debilidad del peso colombiano es el rumbo del precio del barril de petróleo.

Aunque el precio del barril de petróleo cerró la semana cerca de USD53, por encima de los USD50 en los que estuvo en algún momento en la semana, existen riesgos prominentes a la baja. Primero, los factores que hicieron que el precio del petróleo pasara de USD100 a USD50 siguen presentes, amplia oferta de petróleo liderada por Estados Unidos y la OPEP y débil demanda en el mundo. Poco a poco la oferta de los países de la no OPEP se espera que baje pero esto ha sido a un ritmo lento. Segundo, luego de la mayor demanda en los primeros meses del año, por el inusual frio del invierno, la demanda de petróleo se ha moderado. Así mismo, se espera que una vez superada la temporada de verano, en la que usualmente se demanda más gasolina, el precio del crudo se modere.

Al cierre de la semana anterior, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) precisó que la demanda de petróleo puede caer 1,2 millones de barriles diarios en 2016, frente a los 1,4 millones de 2015, con un máximo de 1,8 millones de barriles en el primer trimestre de 2015. A lo anterior, también se podría agregar la situación de Grecia, que modera la expectativa de demanda en Europa, y las negociaciones sobre el programa nuclear iraní, que de llegar a un acuerdo tras 22 meses de negociación, se levantarían las sanciones y la actividad económica se reactivaría. También la semana anterior, el Fondo Monetario Internacional (FMI) modificó a la baja sus expectativas de crecimiento para 2015 del mundo debido a la debilidad de los Estados Unidos.

Esta semana, uno de los temas de análisis seguirá siendo Grecia. Se espera mayor información en las primeras sesiones de negociación luego de las decisiones adoptadas durante el fin de semana. En los Estados Unidos se conocerán datos de consumo, vivienda y manufacturas como la publicación del libre Beige de la FED, el cual representa una buena actualización de la actualidad económica del país. No obstante, la atención estará centrada en los comentarios de Janet Yellen ante el Congreso de los Estados Unidos.

Visto 1118 veces