Cambios bruscos en las expectativas como lo observado en las últimas semanas, que reduzcan el diferencial entre lo proyectado por la FED y lo que descuentan las curvas seguirán generando movimientos significativos en el precio de los activos.

Publicado en Editorial