Callar, es alcahuetearle al gobierno nacional el mal manejo y fracaso total de la política minera nacional respecto de la tan cacareada formalización, que no ha logrado el 2% de los objetivos planteados.