El triunfo del NO en el Plebiscito del 2 de octubre aumenta la incertidumbre en Colombia. Aunque el resultado constituye un retroceso temporal es una oportunidad de diálogo entre las partes.