Con profundo dolor, la familia Super Ricas informó del fallecimiento de su fundador, Carlos Eduardo Silva.

La fabricación de trapiches en Pacho era apenas consecuente con la realidad del municipio y su potencial siderúrgico. Lo que arrancó con vehemencia se apagó súbitamente con la apertura económica.

Este hotel entró en servicio en 1988 y desde ese momento empezó a gozar de un turismo que admiraba las historias del vecindario y de las famosas empanaditas obelisco.

El trabajo de investigación que se consolida como el más rígido y juicioso en la historia de la ciencia médica en Colombia demandó recursos por 8.000 millones de pesos.

No se equivocan quienes dicen que el Tequendama es la joya de la corona de la hotelería colombiana.

Luego de la caída del Pacto Cafetero, el Quindío ha  hecho una transformación productiva con aciertos y tropiezos. 

Página 2 de 2